Depresión postparto

Depresión Postparto

Existen diferentes variantes de la depresión y una de ellas es la depresión postparto.

La depresión postparto es un trastorno anímico depresivo que afecta a algunas mujeres durante el periodo puerperal, es decir, durante el periodo que sigue al parto, normalmente entre las 6-8 primeras semanas. Esto se debe a que, tras dar a luz, los niveles de progesterona y estrógenos de las mujeres disminuyen muy rápidamente. Ello provoca ciertas alteraciones químicas en el cerebro que pueden llegar a generar cambios anímicos en la persona.

Depresión postparto

La depresión postparto en ocasiones se puede llegar a confundirse con la tristeza postparto, debido a la similitud en los síntomas. Pero la depresión postparto suele ser más intensa, duradera e incapacitante.

Los síntomas de la depresión postparto suelen ser:

• Estado de ánimo depresivo o cambios de humor importantes
• Llanto excesivo
• Dificultad para establecer un vínculo con tu bebé
• Alejarte de tus familiares y tus amigos
• Perder el apetito o comer mucho más de lo habitual
• Incapacidad para dormir (insomnio) o dormir demasiado
• Fatiga o pérdida de la energía abrumadoras
• Pérdida del interés y el entusiasmo por las actividades que solías disfrutar
• Irritabilidad e ira intensas
• Sentir que no eres una buena madre
• Sentimientos de inutilidad, vergüenza, culpa o incompetencia
• Reducción de la capacidad para pensar con claridad, concentrarse o tomar decisiones
• Ansiedad y ataques de pánico intensos
• Pensamientos acerca de lastimarte a ti misma o a tu bebé
• Pensamientos recurrentes de muerte o suicidio

Es importante recalcar que, si la depresión postparto no se trata, puede pasar a durar de semanas a varios meses.

¿Qué nos lleva a sufrir Depresión Postparto?

Existen diferentes factores individuales psicológicos, individuales orgánicos, familiares y sociodemográficos estadísticamente significativos asociados a la depresión postparto.

Factores de riesgo individuales psicológicos:
o Tener sensación de disconformidad respecto al cuerpo posterior al parto es una importante fuente de ansiedad que surge en relación a la imagen corporal.
o Una sobrecarga en los cuidados del bebé conlleva un mayor nivel de estrés y se asocia a mayores niveles de sintomatología de depresión postparto.
o Tener antecedentes personales de sintomatología depresiva o trastornos del ánimo.

Factores de riesgo individuales orgánicos:
o Consumo de alcohol durante el embarazo

– Factores de riesgo familiares:
o Antecedentes de trastornos del ánimo en familiares de primer grado.
o El componente biológico hereditario o interacción con estas personas
o Disfunciones en la relación de pareja
o Experiencias de violencia intrafamiliar actuales o pasadas, experimentadas de manera directa o indirecta no sólo entre la mujer y su pareja.
o La mala calidad de la relación con el padre del último hijo durante el embarazo

Factores sociodemográficos:
o Tener hijos anteriores, esto implica que la madre disponga de los mismos recursos personales para realizar más labores, tanto con el recién nacido como con los hijos anteriores.

La mayor cantidad de factores de riesgo están relacionados con la familia. Son las interacciones que se tienen con la familia y la pareja las que tendrán mayor repercusión en la afectividad de la mujer y en la posibilidad de poder desarrollar una depresión postparto.

Tipos de Depresión Posparto:

Según el tipo de gravedad, se pueden distinguir dos tipos de depresión postparto:

  • Depresión postparto leve:

Este tipo de depresión es experimentada por el 80% de las mujeres que padecen este trastorno. Se caracteriza por su baja gravedad y la poca repercusión en la salud mental de la madre. No se necesita tratamiento. Se da lugar a los 2 ó 3 días después del parto y desaparece después de 15 días. Algunos de los síntomas que tienen las mujeres con este tipo de depresión postparto son el llanto fácil, el insomnio, el agobio, la irritabilidad, la ansiedad y el miedo a no poder ser capaz de hacerse cargo de su bebé. También sufren problemas de autoestima, ya que no aceptan su cuerpo y no se sienten cómodas al observar las secuelas del embarazo y el parto en su cuerpo.

  • Depresión postparto grave:

Únicamente son consideradas graves el 10% de las depresiones postparto. Este tipo de depresión surge un mes después de dar a luz, en el momento en el que la madre se siente incapaz de hacerse cargo de su hijo. Algunos de los síntomas que tienen las mujeres con depresión postparto grave son los miedos, la angustia, la agresividad a ataques de pánico, tristeza y baja autoestima. Este conjunto de síntomas puede dar pie a trastornos en la alimentación, como un aumento exagerado del apetito o, por lo contrario, la pérdida del mismo. Asimismo, pueden darse taquicardias o insomnio. Este tipo de depresiones necesitan el diagnóstico y el tratamiento de un profesional especializado.

Recomendaciones en casos de Depresión Posparto:

Es importante ser consciente de la situación en la que se está viviendo.

Desde un primer momento, la única constante en la vida es el cambio, pero desgraciadamente a los seres humanos nos cuesta demasiado realizar cambios en nuestra vida y salir de la zona de confort debido al posible estrés que éstos puedas llegar a generar en nuestra vida. Hay que tener en cuenta que tras el parto se generan muchos de estos cambios en cadena que nos pueden generar dificultades a la hora de gestionarlos. Para ello, ante un embarazo se debe prevenir estos tipos de cambios junto a pautas que se pueden seguir para afrontar la situación.

Durante la etapa del embarazo es importante que no se intente poner en riesgo haciendo actividades de sobreesfuerzo o que generen estrés. Sobre todo, en el trabajo se debería intentar estar cómoda o con los pies en reposo.

Las relaciones sociales también son muy importantes durante esta etapa, ya que son la fuente de mayor apoyo en la persona, sobre todo si son personas que han pasado o están pasando por la misma situación que la persona está pasando.

Las clases de preparación para el parto también son útiles a la hora de visualizar los posibles acontecimientos que puedan ocurrir para que no generen estrés en el momento real.

Tras la llegada del bebé es importante la comunicación con la pareja y con personas de confianza para transmitir lo que se está sintiendo y empatizar con otras personas. La organización junto a la pareja a la hora de descansar por la noche cumple un gran papel para mantenerse con energía durante el día. A su vez, una alimentación saludable que nos aporte nutrientes y energía nos hará afrontar con más fuerza los momentos de estrés.

El buscar tiempo para las relaciones sociales y para pasar tiempo con la pareja también es fundamental para poder afrontar la situación de cambios que se llegue a pasar.

Ante la depresión postparto es importante pedir ayuda cuanto antes y ponerse en manos de profesionales.

Las psicoterapias pueden generar un gran alivio a la persona, sentir que alguien la escucha y entiende, que le haga comprender que lo que le está pasando es normal y tiene solución.

La terapia cognitiva conductual suele ser efectiva en estos casos. Se trata de una terapia que ayuda a identificar los procesos de pensamientos que influyen en las emociones y las conductas de la mujer, así como los pensamientos irracionales o negativos que la situación de estrés genere.

A su vez, el de desarrollo de habilidades de afrontamientos para disminuir los síntomas depresivos.

Diferencias entre Depresión Postparto, Tristeza Posparto (“Baby Blues”) y Psicosis Posparto.

La similitud en la sintomatología, la depresión postparto puede llegar a confundirse con la tristeza postparto (Baby Blues) o la psicosis postparto, por lo que es importante remarcar las diferencias que existen entre estos tres conceptos.

Vamos a empezar con el concepto con sintomatología más leve, la tristeza postparto (Baby Blues), con el que nos referimos a los sentimientos de tristeza, cansancio o fatiga que muchas mujeres experimentan tras dar a luz. Destacamos que la llegada de un bebé requiere más atención, cuidado y tiempo de lo que se está acostumbrado, por lo que es normal que muchas mujeres, incluso hombres, lleguen a experimentar estos sentimientos de estrés o preocupación. Estamos hablando de unos sentimientos leves que afectan al 80% de las madres y que suelen durar unas pocas semanas y desaparecen solos, sin la intervención de fármacos o terapia psicológica.

 Por otro lado, al hablar de depresión postparto hablamos de un subtipo del trastorno depresivo mayor caracterizado por unos sentimientos tan extremos de ansiedad, tristeza y preocupación que llegan a provocar la incapacitación de algunas madres para valerse por sí mismas y a cuidar del propio bebé o familia.

Dado que estos síntomas suponen una incapacidad y una gravedad extrema, es necesaria la intervención de un tratamiento psicológico, como podría ser la terapia cognitiva conductual y/o tratamiento farmacológico. A diferencia de la tristeza postparto, que es más común en las madres tras dar a luz, la depresión postparto apenas afecta a un 15% de las mujeres tras dar a luz y comienza entre la primera semana y mes y medio después de haber dado a luz.

Por último, al hablar de psicosis postparto nos referimos a un trastorno psicótico muy poco frecuente que apenas afecta a 1 de cada 1000 mujeres en el periodo puerperal.

Se caracteriza por síntomas característicos de la psicosis como las alucinaciones, la desorganización del pensamiento, la desinhibición de la conducta, delirios y catatonia durante el cual la mujer experimenta tras dar a luz una pérdida de contacto con la realidad en una gravedad variable y que puede impactar en diferentes áreas.

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba