Terapia de Pareja Online

 50.00

Contrata tu sesión de terapia de pareja online. Tu consulta con psicólogos colegiados estés donde estés. La consulta psicológica online tiene una duración aproximada 60 minutos. Reserva tu cita seleccionando el día y hora de tu consulta de terapia de pareja online

  • septiembre 2022
  • Lu
  • Ma
  • Mi
  • Ju
  • Vi
  • Do
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
  • 08
  • 09
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
  • 30

Elija una fecha

Descripción

¿Tu pareja ya no funciona? La terapia de pareja consiste en un tipo de proceso terapéutico, dirigido por un psicólogo, mediante el cual ayudamos a las parejas a resolver los problemas de su relación. El núcleo en el que actúa la terapia de pareja no es el individuo, sino la relación.

Terapia de pareja online

La terapia de pareja online consiste en recibir la ayuda profesional por parte de un psicólogo a una pareja a través de una videollamada o una llamada. La terapia de pareja online ya existía antes de vivir esta situación de confinamiento a raíz de la pandemia provocada por el Covid-19, pero ahora es algo que está mucho más presente. Gracias a las nuevas tecnologías, que nos están haciendo la vida más fácil, hoy es muy fácil mejorar nuestra relación a través de una videoconsulta donde recibirás el apoyo que necesitáis tu pareja y tú sin correr los riesgos asociados al coronavirus. Simplemente hay que conectarse desde tu casa delante del ordenador, móvil o tablet. Algo sencillo y rápido. La terapia de pareja online tiene una duración de una hora, tiempo que se empleará en el conocer mejor la situación en la que se os encontráis tu pareja y tú a fin de poder iniciar el proceso de mejora y solución de los problemas existentes.

¿Cuándo debemos acudir a terapia de pareja?

Cuando hay problemas en tu relación de pareja, dificultades en la comunicación, situaciones de celos e infidelidades, dificultades ante la llegada de hijos u otros cambios vitales, problemas de convivencia, crisis sentimentales, etc. es posible poner solución a estos problemas. En la terapia de pareja podemos encontrar ese espacio para encontrar la solución a las dificultades que están impidiendo que la relación no mejore. Tomar la decisión de ir a terapia de pareja es muy importante, puesto que estamos poniendo un remedio a esa dificultad entre dos personas, y si no se busca una solución, puede resultar en un adiós definitivo para la pareja. El objetivo principal de esta terapia es el de recuperar la paz, una buena vida sexual, una buena relación, tiempo juntos y todo aquello que conlleva tener una relación de pareja sana y satisfactoria. La intención es conseguir dejar atrás los reproches, el rencor, las discusiones frecuentes y todas esas cosas que han hecho un distanciamiento entre ambos. Se hace una evaluación de la pareja en sí, es decir, se valora toda su historia para encontrar dónde y cuándo aparecieron los problemas, los motivos de estos, qué intentos de solución se han intentado, cómo está la relación ahora mismo: los problemas, si ha habido infidelidad, qué tipo de comunicación existe, el nivel de satisfacción del otro… También valorar cómo es la vida laboral de los ambos, cuál es la relación que tienen con sus hijos, cómo es la economía familiar… Toda la información se agrupa para poder entender mejor la pareja, en qué situación está y cuál es el origen del problema que aún persiste. La clave es que exista colaboración de ambos miembros de la pareja. Lo ideal es que el tratamiento se desarrolle con los dos miembros de la pareja y por decisión propia. Sin embargo, en algunos casos en los que esto no es posible, trabajamos de forma unilateral e individual con cada uno de los miembros. La terapia estará guiada por un psicólogo que acompaña, guía, orienta y apoya con unos conocimientos para tratar el problema, pero aunque esta persona esté muy cualificada, es fundamental la implicación de ambos.

Existen diferentes situaciones en las que es aconsejable acudir a terapia de pareja:

  • Falta de comunicación en la pareja: este problema afecta a las parejas más de lo que pensamos. Acudir a terapia puede ser útil para incorporar nuevas dinámicas en la relación con nuestra pareja, teniendo cada uno una expresión directa y sincera.
  • Crisis puntual: la terapia de pareja es de gran utilidad para ayudar a superar problemas puntuales, que han provocado una crisis. Problemas como el fallecimiento de un familiar o un despido del trabajo pueden llevar a este tipo de crisis. Te ayudaremos a que esta experiencia que está causando dolor no se extienda el ámbito privado de tu relación.
  • Problemas en las relaciones íntimas: Hay momentos en los que hay poco equilibrio en la expresión de la afectividad y en las relaciones íntimas. Es bueno acudir a terapia de pareja, ya que estos problemas incluyen un conjunto de situaciones, no se centra únicamente en el ámbito sexual. Las caricias, los abrazos o incluso mirarse a los ojos sin decir nada, puede ser un bien del que muchas relaciones carecen. Por eso, nosotros os ayudamos a «romper el hielo» para comenzar a incorporar estas conductas a la relación.
  • Indecisión en los planes de futuro: Uno de los temas principales entre las parejas son los planes de futuro. Cuando compartes tu vida con una persona quieres planear un futuro con ella. Pero, en ocasiones, existen discrepancias y enfrentamientos en este aspecto. La terapia de pareja ayuda a cada miembro de la pareja a expresar los sentimientos y pensamientos que antes no había sido capaz de decir, pero dentro de un ambiente adecuado, honesto y tranquilo.
  • La llegada de un nuevo hijo: La presencia de un nuevo miembro en la familia es un hecho muy feliz para todos, pero puede provocar problemas en la relación de pareja. En la terapia de pareja os ayudamos a crear habilidades eficaces que requieran adaptarse a la nueva situación.

Con la terapia para parejas intervenimos principalmente en las siguientes áreas:

  • Crisis de pareja
  • Dependencia emocional
  • Celos patológicos
  • Ruptura
  • Apoyo psicológico en la infertilidad

Terapia de pareja cognitivo-conductual

Hay distintos tipos de terapias de pareja, pero en serviciosdepsicología nos centramos fundamentalmente en la terapia de pareja cognitivo-conductual dada su demostrada eficacia. Es una terapia vinculada a las cogniciones, creencias, expectativas, comportamientos y pensamientos de cada uno. Se trabajan las expectativas de la relación, la presencia de conductas que perjudican el bienestar de uno de los miembros, y por tanto, de la pareja.

Algunas de las técnicas que se llevan a cabo en este tipo de terapias es:

  • Intercambio de conductas positivas en la pareja: trata de un cambio en la inercia de la relación de la pareja. Cuando hay comportamientos negativos, el clima es negativo, y por tanto, al haber un clima negativo, se incrementan los comportamientos negativos. Y así en bucle. Se trata de romperlo introduciendo comportamientos positivos y de comprender que cada persona gestiona las situaciones de forma diferente, por tanto, es importante atender el tiempo que va a requerir cada miembro en entender los comportamientos positivos como un acto de mejoría de la relación.
  • Técnicas de comunicación en pareja: consiste en entrenar las habilidades de comunicación necesarias para aprender a hacer preguntas, dar información, tomar la palabra, escuchar activamente, aprender a empatizar… El aprender a expresar tus propios sentimientos y tus necesidades sin hostilidad, críticas, reproches o distanciamientos.
  • Técnicas de resolución de conflictos: esta técnica es recomendable aplicarla tras aplicar la técnica de comunicación. Se recomienda seguir unas fases para poder resolver conflictos de pareja: encontrar el momento adecuado, definir de forma específica cuál es el conflicto a resolver y centrarse en él, compartir los sentimientos en relación a ello, plantear el problema como algo que tienen que enfrentarse de manera conjunta y no como algo problemático que tiene el otro, centrarse de manera conjunta para resolverlo atendiendo los pros y contras de las opciones más factibles y comprometerse recíprocamente con la decisión escogida.

¿Cómo reforzar la terapia de pareja en casa?

Como resulta obvio, la terapia de pareja debe de implicar unos beneficios que se trasladen al dia a dia de la relación. Por lo tanto, es de suma importancia que entre sesiones se combine lo visto durante la terapia con reforzadores como los que te propongo a continuación:

  1. Caricias emocionales: halagar, expresar la admiración hacia el otro… No solo existe lo físico para expresar lo que sientes hacia tu pareja. Decir cosas agradables siempre va a reconfortar.
  2. Expresar el amor de forma corporal: cuando empiezas una terapia de pareja te das cuenta de que tú y tu pareja realmente, os habéis distanciado, tanto emocionalmente como físicamente. El darse cuenta ya es muy importante, el siguiente paso es trabajar en ello y tomar la iniciativa.
  3. Planes de ocio para compartir en común: hacer cosas que os gusten, que os hagan reír y recordar el porqué seguís juntos es una buena manera de reforzar la terapia.
  4. Búsqueda de acuerdos y límites: en los puntos en los que hay diferencias, explorar una solución para encontrar un beneficio común.

¿La terapia de pareja funciona?

 

Las discusiones, el malestar en la convivencia, la rutina o las infidelidades son los motivos más comunes por los que una pareja decide ir a terapia. Puesto que así podrán salvar su relación o por lo menos, intentarlo.

 

Además, cuando sientes que no te entiendes con tu pareja, que habláis menos, que no os entendéis. O cuando uno de los dos atraviesa por una crisis como la muerte de un ser querido, entre otros problemas. A veces, es difícil llegar a un punto medio y a un acuerdo entre ambos. Cuando esto se convierte en una rutina diaria y no cesa es importante solicitar ayuda.

 

Hay quienes acuden cuando empiezan a ver indicios de que algo no está yendo como esperaban. Pero en la mayoría de los casos se espera una media de entre cinco y seis años, cuando la relación está ya más que desgastada.

 

La clave está en ir cuando ambos miembros lo sientan y tengan además los mismos objetivos, de nada vale si uno quiere recuperar la relación y el otro romperla.

 

La terapia es mucho más eficaz si se acude nada más observar el malestar en la relación que si se deja pasar el tiempo hasta que el desgaste pueda más que cualquier cosa. De hecho, mantiene el experto, el porcentaje de éxito de una terapia de pareja está en torno al 70%. Sin embargo, es mucho más alto si la pareja acude antes, como mucho, dos años después de que aparezcan los primeros problemas.

 

Pero la realidad es otra bien distinta, según reflejan diferentes estudios, centrados en parejas que acuden a consulta. Se suele esperar entre cinco y seis años en acudir a terapia, a pesar de haber observado indicios de que la relación no funciona tan bien como les gustaría.

 

¿Qué ocurre si mi pareja no quiere ir a terapia?

 

Existen casos en que solo una de las partes acude a terapia. En esas ocasiones, el terapeuta puede trabajar con esa persona para conseguir cambios que puedan repercutir de forma positiva en ambos.

 

Por ejemplo, si la persona que va a terapia reconoce que se enfada con facilidad y que su comunicación muchas veces no es la adecuada. El objetivo será trabajar la comunicación  para que pueda hablar de una forma tranquila y adecuada.

 

Sin embargo, es importante entender que lo mejor es que ambas partes acudan a terapia. Puesto que, el objetivo principal es trabajar en los posibles problemas y conflictos de los dos, no de uno solo. Cuando hay un problema, cuántas más manos para resolverlo, mucho mejor.

 

Las parejas acuden al psicólogo, bien para recuperar lo que un día perdieron y crecer en la relación sin que sea demasiado tarde para recoger los restos del naufragio. O bien para aceptar y afrontar que la relación ha terminado sin que suponga ni mucho menos, una derrota, pues en ocasiones, la ruptura es la mejor de las soluciones.

 

Por ello, una terapia de pareja nos ayudará a conocernos individualmente y, sobre todo, nos enseñará a ser mejor pareja en esta, o en futuras relaciones.