Terapia para adultos

Al llegar a la madurez, las personas, en principio, adquieren su total equilibrio: están ya situadas afectiva y laboralmente, las grandes crisis de identidad han quedado como un recuerdo de juventud y el futuro se presenta estable.

Este equilibrio, sin embargo, es con frecuencia sólo un espejismo; como cualquier otra época de la vida, la edad adulta está también llena de conflictos y problemas, a veces más intensos y angustiosos que nunca, de los que no somos capaces de encontrar solos la salida y se requiere, entonces, la ayuda de un profesional.

La terapia con adultos consiste en proporcionar un entorno y un tiempo concreto para escuchar y entender el sufrimiento de la persona  y para ayudarle a través del diálogo y la enseñanza de nuevas formas de enfrentarse con éxito a su situación.

En primer lugar, debes saber que la terapia psicológica se lleva a cabo por un psicólogo especializado. Con la terapia para adultos, intervenimos en los problemas psicológicos que presenta el paciente, y en las conductas problemáticas. Debido a múltiples factores, podemos sentir diferentes señales en nuestro organismo que nos indican que no conseguimos adaptarnos a las demandas cotidianas. 

En los últimos años, las terapias psicológicas que están empíricamente validadas han experimentado un desarrollo importante. Esto se debe a todos los avances en las investigaciones y las aplicaciones en la práctica clínica

terapia psicologica

El objetivo de toda terapia con adultos consiste en conseguir que la persona controle y decida sobre su propia vida sin depender del psicólogo. La vida de las personas que acuden a terapia está fuera de la consulta; por tanto, se trata de crear la seguridad e independencia que os permitan comprobar que podéis enfrentaros a los problemas vosotros mismos, con los recursos que habéis adquirido en la terapia.

Las demandas terapéuticas han cambiado considerablemente en los últimos años. Ahora se tiende a consultar, además de por los cuadros clínicos tradicionales (depresión, trastornos de ansiedad, esquizofrenia, trastornos de la conducta alimentaria o adicciones), por problemas menores, que, sin constituir propiamente trastornos mentales, reflejan una patología del sufrimiento o de la infelicidad. Entre ellos se encuentran el duelo por la pérdida de un ser querido, los conflictos de pareja o la ruptura de pareja no deseada, las dificultades de convivencia y educación con los hijos, las conductas violentas de los adolescentes, los problemas de estrés laboral, el sufrimiento de los inmigrantes, el dolor crónico, el cansancio por el cuidado de personas dependientes, las consecuencias psicológicas del daño cerebral en el enfermo y su familia, etcétera.

Se trata de personas que se sienten sobrepasadas en sus estrategias de afrontamiento para las dificultades cotidianas y que, muy frecuentemente, carecen de una red de apoyo familiar y social sólida y estable que les proporcione la ayuda y el apoyo necesario para seguir adelante. Los psicólogos clínicos tienen que adaptarse a esta nueva realidad, evitar la tendencia a establecer diagnósticos psiquiátricos y desarrollar unas estrategias de intervención (técnicas de counseling o de intervención en crisis) que no son exactamente las mismas que han mostrado éxito en el tratamiento de los trastornos mentales propiamente dichos.

Los trastornos emocionales contribuyen a la aparición de enfermedades debidos a conflictos emocionales no resueltos. La hipertensión, los problemas de sueño, las erupciones en la piel… son síntoma de que debemos acudir a terapia. También con la terapia psicológica conseguirás comprender, resolver, educar y prevenir problemas fomentando la responsabilidad. Es un proceso fundamental para el conocimiento de la persona en el propio control de la salud emocional. Durante la terapia, fomentamos un papel más activo en tu propio cambio durante el proceso. Como resultado, el paciente afronta sus problemas emocionales u otras dificultades en la relación con los demás. El estrés, la timidez, un déficit en las habilidades sociales y los problemas de pareja son los principales motivos por los que acuden nuestros pacientes a nuestra consulta.

No hace falta tener problemas para acudir a un psicólogo

Muchas personas no necesitan ayuda psicológica, sin embargo, buscan ayuda profesional para entenderse mejor a sí mismos, sus comportamientos y sentimientos. Como consecuencia de ello, consiguen trabajar en su auto-crecimiento y su desarrollo personal. En conclusión, la terapia psicológica, actúa previniendo la aparición de trastornos psicológicos. Y también actúa evitando que la persona caiga en un estado de vacío existencial, mejorando su bienestar y su salud. Por suerte, la psicología y en concreto, la psicología positiva, es la disciplina científica que se dedica al estudio de las bases del bienestar psicológico y de la felicidad. Con la evaluación y tratamiento psicológico, analizamos las fortalezas y habilidades potenciales del ser humano. Ten en cuenta que el dolor emocional, las dificultades para relacionarnos, la apatía u otros sentimientos y comportamientos, son señales que nos indican cuándo debemos acudir a un psicólogo. Como resultado de la terapia podrás recuperar tu bienestar emocional, o incrementarlo, y descubrir otra manera de afrontar las circunstancias para ser feliz.

Con la terapia para adultos intervenimos en las siguientes áreas:

  • Terapia de adultos para el estado de ánimo y depresión.

La depresión es un trastorno emocional que se presenta como un estado de abatimiento e infelicidad que puede ser transitorio o permanente.  Ocasionalmente, todos nos sentimos melancólicos o tristes, pero estos sentimientos, por lo general, son pasajeros y desaparecen en unos días.

Cuando una persona tiene un trastorno depresivo, este interfiere con la vida diaria y el desempeño normal y causa dolor tanto para quien padece el trastorno como para quienes le rodean.

  • Ansiedad y estrés.

La ansiedad es un estado de ánimo suscitado por la incertidumbre de algo que nos importa y que escapa a nuestro control. 

El estrés es el desgaste de los materiales cuando se les expone a demandas excesivas. Así es exactamente cómo se siente una persona en situación de estrés: expuesta a demandas excesivas que no son de su agrado y en contra de su voluntad.

  • Terapias de memoria para adultos mayores

La memoria es un proceso mental que suele afectarse con los años. Incluso quienes aún no han traspasado el umbral de la vejez pueden sufrir una disminución de su rendimiento. Los fallos de memoria son una de las quejas más habituales del proceso de envejecimiento; más del 40% de las personas mayores de 60 años los sufren. No obstante, el problema se manifiesta con amplias diferencias; no todas ellas lo experimentan del mismo modo.

  • Trastornos de conducta alimentaria.

Los TCA son trastornos mentales caracterizados por un comportamiento patológico frente a la ingesta alimentaria y una obsesión por el control de peso. Son trastornos de origen multifactorial, originados por la interacción de diferentes causas de origen biológico, psicológico, familiar y sociocultural. Son enfermedades que provocan consecuencias negativas tanto para la salud física como mental de la persona

  • Terapia de autoestima para adultos 

La autoestima es el conjunto de las actitudes de una persona hacia sí misma. Es la disposición a considerarnos competentes para hacer frente a los desafíos básicos de la vida y sentirnos merecedores de la felicidad.

La autoestima, importante en todos los estadios de la vida, lo es de manera especial en los estadios formativos de la infancia y de la adolescencia, en el hogar y en el aula, así como en la vejez. Un buen nivel de autoestima está constituido por sentimientos y pensamientos positivos que reflejan una actitud positiva de puedo y voy a conseguir, en oposición a una actitud pesimista de no puedo hacer.

  • Duelo en adultos

El duelo podría definirse como un estado de pensamientos, emociones y formas de comportamiento que acompañan y siguen a la pérdida de algo que se valora, provocando un gran dolor. Una pérdida significativa es psicológicamente traumática en la misma medida que una grave herida y, por lo tanto, siempre es dolorosa. La persona necesita un tiempo y un proceso para volver a su equilibrio normal. Normalmente es un estado transitorio que requiere una adaptación pausada a la pérdida.

  • Trastornos del sueño.

Los trastornos del sueño son problemas relacionados con dormir. Estos incluyen dificultades para conciliar el sueño o permanecer dormido, problemas para permanecer despierto, problemas para mantener un horario regular de sueño, comportamientos inusuales durante el sueño quedarse dormido en momentos inapropiados y dormir demasiado.

  • Coaching, asesoramiento y atención personal.

El Coaching profesional es un proceso de entrenamiento personalizado y confidencial mediante un gran conjunto de herramientas que ayudan a cubrir el vacío existente entre donde una persona está ahora y donde se desea estar. En la relación de Coaching el coach ayuda al desarrollo personal elevando la conciencia, generando responsabilidad y construyendo auto confianza.

La terapia familiar ayuda a las familias gestionar de mejor manera estos problemas familiares, aportando habilidades y estrategias de resolución de conflictos. Asimismo, nos entrena a cómo tratar con la personalidad individual de cada miembro de la familia. Estas habilidades pueden ser muy útiles en momentos de disparidad de opiniones.

Cuando la relación empieza a deteriorarse y se piensa seriamente que no se aguanta más y no se ve salida, es el momento de plantearse la posibilidad de que alguien ajeno y profesional pueda echar una mano. La posibilidad de la separación está siempre ahí, pero hay que tener en cuenta que es muy dolorosa, sobre todo cuando hay hijos pequeños.

La terapia no solo es un procedimiento para trabajar aspectos de la vida que necesitan ser desentrañados, sino que también puede aplicarse al ámbito de los negocios para ayudar a los empresarios a resolver distintos problemas.

 Un psicólogo te enseña a nadar cuando sientes que te ahogas

 

la ansiedad

Terapia Online Express

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba