Terapia psicológica para adolescentes

terapia adolescentes

Terapia para adolescentes:

La adolescencia es una etapa del ciclo vital en la que se producen profundos cambios en el nivel físico, social y psicológico, y durante la cual -en condiciones normales-, por lo general, se afianzará la identidad personal y se comenzará a elaborar un proyecto de vida. (Obiols y Obiols, 2000; Casullo y Fernández Liporace, 2001).

Pero también los adolescentes, por la propia dinámica evolutiva que los caracteriza, están expuestos a una mayor probabilidad de desajustes en el equilibrio psicosocial sujeto-entorno, lo que puede repercutir en su desarrollo psicológico, y potenciar o disminuir el efecto de dificultades relacionadas con la confianza en sí mismo, la timidez, la ansiedad, el sentimiento de autoeficacia, la autoestima, y el afrontamiento entre otros aspectos (Casullo, 1998; Frydenberg y Lewis, 1997). Por esta razón, el proceso de entenderse a sí mismo, a los demás y las relaciones humanas es parte importante del crecimiento en la adolescencia y la edad adulta.

Los adolescentes son más vulnerables y tienen más predisposición a sufrir problemas de tipo psicológico. Como consecuencia de la gran evolución tecnológica, los adolescentes están más expuestos a factores etiopatogénicos. Hoy en día, en la era del internet, los más jóvenes pueden hacer sus apuestas desde cualquier lugar, aumentando notablemente los casos de adicción al juego o ludopatía. Por no hablar del estereotipo social de «cuerpo perfecto» que contribuye a la aparición de trastornos de conducta alimentaria (anorexia, bulimia, vigorexia) entre los más jóvenes. Por ello, detectarlos y tratarlos a tiempo supone la prevención de la enfermedad en la vida adulta.

Los problemas psicológicos en esta etapa de la vida, se caracterizan por cambios de humor, pensamiento y comportamiento, o una combinación de ellos. Provocan malestar y un descenso en su calidad de vida y en su habilidad para funcionar adecuadamente en todos los ámbitos de la vida cotidiana.

¡¡¡SEÑALES DE ALERTA!!!

  • Irritabilidad.
  • Cambios en apetito.
  • Cambios en el sueño.
  • Aislamiento social
  • Impulsividad.
  • Pequeños robos.
  • Agresividad.
  • Mentiras.
  • Vandalismo.

Puede ser complicado distinguir entre los cambios normales en la etapa infantojuvenil y los síntomas de una enfermedad mental.
Por desgracia, más de la mitad de todos los trastornos mentales y adicciones comienzan a la edad de los 14 años y 3 de cada 4 comienzan a la edad de 24 años. Como resultado de la terapia infantojuvenil, se reducen las cifras.

  • ¿Tiene tu hijo alguno de estos síntomas?:
  • ¿Evita situaciones o lugares?
  • ¿Se queja de problemas físicos como dolor
    de cabeza, estómago, sueño o energía?
  • ¿Se aísla socialmente?
  • ¿Expresa miedo por ganar peso o come de forma poco sana?
  • ¿Consume drogas o alcohol?
  • ¿Muestra poca preocupación por los derechos de los demás?

Los trastornos mentales tienen tratamiento. Cuanto antes se detectan y traten, mayores son las probabilidades de éxito. El tipo de tratamiento que funcione mejor para un adolescente varía según las necesidades del propio adolescente.

Existen diferentes opciones de terapia psicológica para adolescentes:
  • Terapia familiar: ayuda a solucionar los problemas familiares y a manejar los comportamientos del adolescente en el hogar familiar.
  • Terapia Cognitivo- Conductual: ayuda a reconocer y cambiar patrones de pensamiento y comportamientos insanos para la salud mental.
  • Entrenamiento en habilidades sociales: ayuda a los adolescentes con problemas de baja autoestima o dificultades para relacionarse.
  • Grupos de apoyo para adolescentes y familia.
  • Mediación Familiar.
Comparte en las redes sociales

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba