divorcio hijos

Comunicar a los hijos la separación o el divorcio

Todo divorcio tiene repercusiones sobre los niños implicados; muchas veces su reacción inicial es de conmoción, tristeza, frustración, enfado o preocupación. Pero los niños también pueden salir de un proceso de divorcio más preparados para afrontar el estrés y muchos de ellos se convierten en jóvenes más flexibles y tolerantes. En este artículo te explico cómo comunicar a los hijos la separación o el divorcio de sus padres de forma adecuada. Decírselo los dos juntos, no hablar mal del otro y no caer en comprarle con regalos son algunas de las claves.

1. Debéis ser ambos quienes se lo comuniquéis

Los niños deben observar que permaneceréis unidos en las decisiones importantes que les afecten en el futuro.

2. Hablad con todos vuestros hijos a la vez

Si tenéis más de un hijo, tened esta conversación con todos a la vez. Con el tiempo, será necesario hablar a solas con cada uno de ellos, pero es importante que estén juntos cuando se enteren de la mala noticia. Si lo hacéis individualmente, pueden surgir problemas que compliquen y hagan aun mas confusa si cabe la situación.

3. Facilitad la información apropiada para su nivel de desarrollo

Explicadles los cambios que va a conllevar en el futuro. Haced saber a los niños que habeis intentado con todas vuestras fuerzas solucionar las cosas, pero que la convivencia es dificil. Decidles que lamentais que el matrimonio no haya funcionado pero que estais haciendo lo mejor para ambos. Es importante que les comentéis que no ha sido una decisión fácil para ninguno de los dos.

El objetivo consiste en contar a vuestros hijos lo que está sucediendo y cómo les afectará, así como asegurarles que vais a cuidar de ellos. No es adecuado que los niños sean testigos de las disputas conyugales.

4. Explicar a los niños que la separación no es culpa suya

Muchos niños, cuando sus padres se separan, creen que ellos hicieron algo que provocó la separación, y tienden a culparse a sí mismos de la separación de sus padres. Decidles, ahora y repetidamente, que la ruptura no es culpa suya, que los problemas de la pareja no tienen nada que ver con ellos.

5. Reafirmadles vuestro amor

Explicar a vuestros hijos que aunque en ocasiones los adultos dejan de quererse o de vivir juntos, el amor por sus hijos es eterno. Aseguradles que los padres nunca dejan de querer a sus hijos aunque no continuen juntos. Si el otro padre está ausente o no va a tener ningun contacto con los niños por ahora, di a tu hijos que también les quiere mucho.

6. Hablad de los cambios

¿Dónde van a vivir y cómo y cuándo van a poder estar con vosotros? Si ya habéis diseñado un plan, explicádsela en términos generales. Decidles que estáis dispuestos a tener en cuenta su opinión acerca del nuevo plan de vida. No les preguntéis con quién quieren vivir o cuánto tiempo desean pasar con cada uno de vosotros. Dejad bien claro que sois vosotros los únicos responsables de este tipo de decisiones.

Facilitadles toda la información posibles en relación con los planes de vida, mudanzas y programación de visitas. Es posible que tengan preocupaciones concretas en relación a temas como dormitorios, animales de compañia, juguetes, amigos y actividades. Aseguradles que haréis todo lo que esté en vuestras manos para no alterar su vida.

7. Preguntad a vuestros hijos qué desean saber

Durante la conversación también es muy importante fomentar las preguntas. Muchos niños, especialmente los más pequeños no comprenden el divorcio y tendran innumerables preocupaciones y falsas interpretaciones. Algunos padres dan por supuesto que saben lo que sus hijos están pensando y sintiendo, pero más tarde descubren que lo que les preocupa a los niños es totalmente diferente.

8. No juguéis al “juego del culpable”

La conversación con vuestros hijos será difícil, sobretodo si os preguntan por qué os estáis separando. Ante todo debéis responder siempre con la máxima sinceridad, aunque no es aconsejable compartir con ellos asuntos de adultos ni situarlos en medio de vuestras disputas. Es importante que tanto tú como tu ex pareja no deis la impresión de culpabilizaros mutuamente.

Es importante evitar al máximo la exposición de los menores tanto a comentarios negativos por cualquiera de las partes, como a los procedimientos judiciales y los resultados que se desprendan de procesos judiciales mantenidos por los mismos progenitores y su contenido. No solo es perjudicial, sino que obliga a los menores a tener que adaptarse a ellos cuando su maduración y desarrollo no les permite hacer una valoración de los mismos.

9. Escuchar y observar

Cuando los niños oyen hablar del divorcio experimentarán múltiples emociones. Se pueden sentir preocupados, tristes, enfadados, confundidos, culpables, sorprendidos… También es posible que algunos de ellos den la impresión de no estar sintiendo nada, pero en realidad, se han encerrado en sí mismos para protegerse, lo cual no significa que las noticias no les afecten.

10. Mantened una buena comunicación con vuestros hijos

Después de la primera conversación con los niños acerca del divorcio, vais a tener muchas más, tanto programadas como espontáneas, a lo largo de los próximos días, semanas, meses e incluso años. Hablando no se solucionará todo; existen tantas formas de procesar emociones como emociones a procesar. Las necesidades de cada niño serán siempre diferentes. Algunos necesitan tiempo para hablar con más frecuencia que otros. Nadie mejor que vosotros conoce a vuestros hijos.

divorcio
Conflictos de pareja

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba