¿Qué puede hacer un psicólogo por mi empresa?

psicólogo empresa

Mucha gente, sobre todo empresarios, nos preguntáis: «¿Qué puede hacer un psicólogo por mi empresa?» y siempre os respondemos «Mucho más de lo que crees».

Cada vez son más las empresas que apuestan por contratar psicólogos para contribuir en un clima laboral más favorable y positivo. Por suerte, se están dejando de lado los tabús sobre esta profesión.

El trabajo es uno de los aspectos centrales en la vida de las personas. Éste puede tener un efecto positivo (cuando trabajamos con un buen nivel de calidad) o negativo (cuando el trabajo es de mala calidad y no siempre se cumplen las funciones).

La Psicología del Trabajo estudia los procesos psicológicos de los individuos en el ámbito laboral, sus conductas, los procesos sociales de los que son parte activa o pasiva, la experiencia de tales procesos, las competencias y potencialidades de cada uno, etcétera.

Un psicólogo en la empresa tratará de mejorar la calidad de vida laboral de las personas que trabajan en ella. Así como la productividad de las organizaciones y su eficacia. Todo esto conlleva de manera indirecta a la empresa beneficios económicos y de forma directa a la organización, el clima y las relaciones entre ellos.

Un psicólogo de las organizaciones planifica, organiza, dirige, fomenta, apoya las relaciones interpersonales, alimenta el liderazgo, diagnostica, asesora, ayuda a mejorar el área de marketing, observa, analiza los puestos de trabajo, etc. Toda organización está formada por un conjunto de personas cuya relación interpersonal es fundamental para el beneficio de cualquier empresa.

Una organización forma una unidad, es decir, cualquier modificación que se realice afectará a todo el sistema. Por ello, es imprescindible el buen funcionamiento de todos los elementos que forman la organización, y para ello es clave la función de un psicólogo.

Para ocupar correctamente este puesto se ha de tener una formación y una experiencia previa.

Estudio de la psicología en el área laboral:

Los psicólogos aportan nuevas visiones hasta entonces desconocidas. Hace no muchos años, el bienestar del personal de las organizaciones no se tenía en cuenta. Hoy en día, es parte imprescindible de cualquier empresa, ya que si los trabajadores no están contentos con sus condiciones laborales, difícilmente podrán ejercer su trabajo correctamente. 

La salud y la seguridad de los trabajadores tiene que ser un aspecto primordial en cualquier ámbito de trabajo, y eso sólo se consigue perseverando y mejorando todo tipo de técnicas que nos ayuden a reconocer las carencias que pueden haber en cualquier sistema.

Las principales áreas son:

  1. Psicología del trabajo: estudia la actividad laboral de las personas (trabajadores), los roles y tareas, la carga del puesto de trabajo, los niveles de satisfacción, motivación, rendimiento, fatiga, etcétera.
  2. Psicología de las organizaciones: estudia la conducta colectiva de las personas como miembros de la organización (liderazgo, relaciones de poder, comunicación, estructura, participación, conflicto).
  3. Recursos humanos: se centra en estudiar las relaciones persona-organización: procesos de selección de empleados, formación, evaluación, pagas e incentivos, desarrollo de carreras, etcétera.

Un psicólogo organizacional, puede desempeñar ciertas funciones en 3 distintas áreas de la empresa. Desde su actuación en el departamento de recursos humanos, también en el área de Marketing e investigación social y comercial, y en el área de la salud y seguridad laboral.

Las funciones del psicólogo en la empresa son, entre otras:

  • Selección, evaluación y orientación inicial del personal: mediante el análisis de las exigencias del puesto, y la posterior realización de entrevistas, en las cuales puede haber dinámicas de grupo para evaluar su toma de decisiones y su adaptación al grupo
  • Evaluación del desempeño laboral de los trabajadores, mediante la realización de pruebas tanto para evaluar la motivación, como aptitudinales, de personalidad.
  • Evaluación de las condiciones específicas del trabajo y salud de los trabajadores: riesgos laborales y peligrosidad, ergonomía. También si se encuentran capacitados para el uso de armas, si fuera el caso.
  • Detección e intervención en casos en que pueda existir alguna patología psicológica o alguna dificultad de adaptación al trabajo.
  • Evaluar la tolerancia al estrés de los trabajadores y si fuera necesario, ayudarles a mejorarla.
  • Prevención, detección y evaluación del mobbing (acoso laboral), y del acoso sexual.
  • Prevención, detección y evaluación del burnout, que significa “estar quemado”, se trata de un estado de agotamiento tanto mental como físico y emocional a causa del estrés o cansancio proveniente del clima laboral).
  • El psicólogo utiliza diferentes técnicas psicológicas para mejorar el clima laboral, fomentar la socialización laboral, aumentar la productividad del personal y prevenir problemas de salud y fatigas. 
  • Fomentar que los trabajadores participen y se involucren más con sus compañeros.
  • El psicólogo trabaja el liderazgo de la empresa, a través de su conocimiento sobre los diferentes estilos de liderazgo, la adecuada forma de planificación y toma de decisiones, las distintas técnicas de negociación.
  • Trabajar la satisfacción laboral, mediante el control emocional  y la evaluación de las recompensas y beneficios de los empleados.
  • Evaluar y diseñar la planificación, reclutamiento y selección de personal en la empresa.
  • Realizar una descripción y análisis de los puestos de trabajo.
El hecho de que exista la figura del psicólogo facilita a la empresa que haya un clima laboral positivo: una mejoría en las relaciones entre los trabajadores y por consiguiente, un mejor ambiente.

Su función es comprender los comportamientos y necesidades de estos, aportando beneficios para la salud mental de los trabajadores, ya que un mal ambiente o una mala relación con los compañeros puede conllevar a estrés y un descenso en el rendimiento. Por tanto, el psicólogo mantiene el clima laboral adecuado para un buen funcionamiento de la empresa.

Además, se encarga de la selección del personal y el análisis de los puestos de trabajo, siendo el motor de la organización y selección de los trabajadores teniendo en cuenta la experiencia, formación, motivación, personalidad, experiencia, inquietude, etc. 

El fin es implantar un sistema integral en el que se analicen los puestos y las competencias de los mismos para el correcto rendimiento y funcionamiento de la empresa ya que una mala selección del personal puede causar bajo rendimiento, generar un mal clima laboral y dificultades de integración.

Es importante, detectar y focalizar cuáles son las herramientas que podemos utilizar para potenciar los puntos fuertes de los empleados. Esto evitará que haya una mala salud laboral y que el rendimiento baje, y que por tanto, no haya estrés y no se pueda producir el efecto “burnout”.

¿Qué es el efecto burnout o síndrome del burnout?

El burnout laboral es un trastorno emocional vinculado al ámbito laboral. Se trata de cuando tu trabajo te produce mucho estrés e influye en tu estilo de vida, atrayendo consecuencias graves, tanto físicas como psicológicas. 

El burnout aparece con los síntomas de depresión y/o ansiedad. Su principal detonante es el entorno laboral y sus condiciones. Esto ocurre, cuando hay altos niveles de estrés por un trabajo excesivo, una escasa autonomía, poco apoyo social o malas relaciones… Estos factores conllevan a un estrés crónico que desembocan en el síndrome de burnout.

Los sentimientos más recurrentes son sentimientos de agotamiento, fracaso, impotencia, baja autoestima, poca realización personal, nerviosismo, insomnio, dolor de cabeza, agresividad…

Además, surge un deterioro psicofísico que se caracteriza por los siguientes componentes:

  • Agotamiento emocional: es un estado de extremo cansancio mental y emocional, que a menudo también se acompaña de la sensación de falta de fuerza física o falta de energía. Ese estado de desgaste extremo está provocado por un desbordamiento de nuestros recursos emocionales y/o cognitivos.
  • Despersonalización o deshumanización: caracterizado por el desarrollo de actitudes negativas, insensibilidad hacia los receptores del servicio prestado y actitud negativa hacia los compañeros.
  • Baja realización personal: está caracterizado por percibir el propio trabajo de manera negativa, generando insatisfacción y baja autoestima a nivel laboral.

Por tanto, ¿cómo puede el psicólogo solucionar esta situación?

El psicólogo puede contribuir en una mejora en la organización con las herramientas necesarias para que pueda realizar su actividad laboral sin que esto conlleve en una sobrecarga.

Si existen problemas entre los compañeros o malentendidos en las tareas, puede ser la voz asertiva que establezca una buena calidad comunicativa, sin necesidad de discusiones que pueden generar malas relaciones, por tanto, un mal clima que en un futuro acabaría perjudicando en el propio rendimiento de la empresa. 

Por ello, se reevalua las tareas que está ejerciendo el empleado puesto que es una buena opción para reajustarlo a sus competencias. O optar por dar algunos días libres para que pueda desconectar del estrés que le produce el trabajo, antes de que se vea empujado a cogerse la baja por su sintomatología incapacitante.

Prevención de riesgos: el acoso laboral

Ayudamos a prevenir el acoso laboral. Aportamos medidas específicas para proteger la salud psicológica de los trabajadores y crear entornos laborales saludables.

El acoso laboral es un riesgo psicosocial de primera magnitud del que pueden derivarse consecuencias muy negativas tanto para los trabajadores como para las organizaciones. 

¿Qué responsabilidad tienen las empresas en la prevención de este tipo de riesgos psicosociales? Las empresas son las máximas responsables en la prevención de este tipo de conductas. El acoso laboral, como riesgo laboral conforme a las definiciones de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, es un riesgo que debe prevenirse, detectarse y, en caso de que se diagnostique, erradicar.

coaching empresarial