Así vistes, así piensas

imagen

Indudablemente, nuestra forma de vestir refleja algunos rasgos de nuestra personalidad. Nuestra ropa forma parte de nuestra comunicación no verbal y aunque no nos guste, hablará por nosotros mismos: Así vistes, así piensas.

Es cierto que nuestro estilo de vestir puede verse afectado por diversos factores: nuestra personalidad, el objetivo que tengamos en ese momento, el ambiente en el que nos encontremos, nuestra econom√≠a, etc…

El cuidado personal es algo b√°sico. Indudablemente, deberemos ir siempre en consonancia con nuestra personalidad a la hora de vestir, ya que de lo contrario podemos sentirnos como ¬ędisfrazados¬Ľ. Pero tambi√©n hay que tener en cuenta el ambiente en el que nos manejamos, ya que deberemos adaptarnos a √©l si no queremos llamar la atenci√≥n.

La importancia de la imagen personal en el siglo XXI, es indudable. Hoy en día, la vestimenta funciona como un medio de comunicación no verbal que incluso, nos puede ayudar a conseguir nuestras metas o al menos, a estar más cerca de nuestros objetivos.

Nuestra imagen en el plano laboral resulta clave, ya que estamos ¬ęvendidos¬Ľ con la imagen que damos a los dem√°s (a nuestro jefe, nuestros compa√Īeros, o nuestros clientes). En el lugar de trabajo tambi√©n estamos sometidos a la ¬ęevaluaci√≥n¬Ľ de las personas de nuestro entorno. En este campo, debemos ser m√°s flexibles e intentar adaptarnos lo mejor posible, aqu√≠ no vale la excusa de ¬ęyo soy as√≠¬Ľ, cuando nosotros vendemos un servicio o producto, ya no importa lo que pensemos nosotros mismos, sino lo que piensen un grupo de personas de nosotros, por lo tanto si nuestra imagen es adecuada, podr√≠a ser beneficioso en esta esfera.

Todas las personas proyectamos una imagen a nuestro interlocutor, esta proyección es consecuencia de la percepción que tiene la otra persona sobre nosotros, basándose en lo que hacemos, decimos y en lo que llevamos puesto. De alguna manera, estamos todo el día emitiendo una serie de estímulos, que son interpretados por las personas que nos rodean, y nuestra ropa forma parte de nuestra comunicación personal, tanto de la verbal como de la no verbal.

El concepto de imagen personal se compone de varios aspectos:

‚ÄĘ La imagen p√ļblica o social: tiene que ver con el ambiente laboral o profesional. Se refiere a la opini√≥n que tiene un grupo de gente sobre nosotros mismos, como consecuencia de nuestra conducta verbal y no verbal.
‚ÄĘ La imagen privada: esta ser√≠a la imagen que damos un domingo por la tarde de andar por en casa.
‚ÄĘ La comunicaci√≥n verbal: es todo lo que decimos ya sea de forma verbal o escrita. Esta ocupa el 7% de nuestra comunicaci√≥n.
‚ÄĘ La comunicaci√≥n no verbal: ocupa el 93% de nuestra comunicaci√≥n.

La forma que elegimos para vestir tiene efectos en nuestro cerebro y produce cambios en nuestro estado de √°nimo.

Nuestra forma de vestir puede afectar a nuestros procesos mentales y percepciones modificando nuestras mentes y nuestra manera de pensar, e incluso nuestras opiniones, seg√ļn la investigadora Karen J. Pine, de la Universidad de la Universidad de Hertfordshire (HERTS) en el Reino Unido.

La Dra. Pine tambi√©n describe c√≥mo el simple hecho de que nuestro interlocutor lleve puesta una bata blanca mejora nuestra agilidad mental, ‚Äúporque al llevar esta ropa, tu cerebro se prepara para asumir las capacidades mentales que se asocian con ser m√©dico‚ÄĚ.
Seg√ļn el estudio ‘Las consecuencias cognitivas de la vestimenta formal’, realizados por la Universidad de Colombia y la de California, los sujetos de diferente sexo y estatus social demostraron que algo ocurre en nuestro cerebro cuando nos vestimos con ropa elegante. ¬ęSe incrementa el pensamiento abstracto¬Ľ, un aspecto importante en ¬ęla creatividad y la estrategia a largo plazo¬Ľ, seg√ļn constata el estudio.

Así vistes, así piensas.

De sus m√ļltiples investigaciones la profesora Pine extrae entre muchas otras, estas conclusiones:

  • Las mujeres tienen m√°s probabilidades de usar pantalones vaqueros cuando est√°n deprimidas.
  • Cuando las mujeres est√°n estresadas utilizan menos su armario, dejando de lado el 90% la ropa.
  • Que la principal raz√≥n femenina para vestirse de un modo determinado es sentirse seguras de s√≠ mismas.