Psicología social y relaciones personales

relaciones

¿Cómo nos influyen nuestras relaciones?

Las relaciones con los demás forman una parte de gran importancia en nuestra vida.

Nuestras relaciones con los demás son el reflejo de la relación que tenemos con nosotros mismos. 

Como Epicuro decía, la fuente de la felicidad debe ser la combinación de una persona libre y autosuficiente, la vida contemplativa y sus relaciones de amistad.

Somos seres gregarios, necesitamos a los demás para vivir. Las relaciones que tenemos con los demás son una fuente de felicidad. 

Está demostrado que las personas aisladas y que no mantienen ningún tipo de relación con los demás, tienden a volverse locos, entre otras cosas, por la falta de tejido social.

La soledad es algo que nos afecta muchísimo. El sentimiento de soledad puede llegar a generarnos una falta de autoestima y seguridad. Sin embargo, no vale con tener relaciones cualquiera. Debemos tener relaciones sanas.

Para que una relación de cualquier tipo sea sana, debe tratarse de una relación equilibrada, en la que no puede haber una descompensación del poder y debe de existir interdependencia (no codependencia). Las emociones, necesidades y voluntad de cada parte que conforma la relación, deben verse como igual de importantes.

Existen ciertos principios que son aplicables para los 3 diferentes tipos de relaciones:

  • Ser asertivo
  • Ser responsable de tus emociones
  • Ser capaz de expresarte de forma eficaz, es decir, comunicación efectiva

Es importante no culpabilizar, reprochar, ni ponerse a la defensiva con el otro, si lo que queremos es comunicarnos de forma eficaz. Además debes ser concisos y claros con lo que sentimos, poniendo límites equilibrados, ya que si no, acumularemos resentimientos.

Tipos de relaciones: Las relaciones familiares, amorosas y de amistad son las más relevantes, pero existen más. 

Relaciones familiares: 

No elegimos a la familia, sin embargo suele ser la familia quien determina tus creencias y tu manera de ver la vida. 

La familia suele ser un pilar fundamental y donde aprendemos a socializar y vivir en sociedad. Ya que las relaciones familiares, son el punto de partida para los seres humanos para ser capaces de comunicarse con los demás de forma fácil y eficaz.

En función de los patrones y roles internos que existan en tu familia, percibirás las cosas de una forma u otra.

  • Una familia funcional es aquella en la cual los adultos ejercen la función de adultos, es decir, toman responsabilidad de sus necesidades y emociones y los niños hacen de niños, pueden expresar sus necesidades y emociones con seguridad, las cuales son cubiertas y no se les pide que cumplan otras funciones que no sean las de un niño. Es decir, en una familia funcional lo primordial es el bienestar físico y emocional de los niños y los padres se ocupan de sus responsabilidades, intentando que sus problemas no repercutan en absoluto a sus hijos (sus miedos, etc).
  • Una familia disfuncional, es aquella en la que los padres no ejercen de padres, y no permiten a los niños ser simplemente niños. Se trata de familias en las cuales los niños, no se sienten seguros para expresarse y se les responsabiliza y culpabiliza de cosas que no deberían de tener nada que ver con ellos. Además suelen existir situaciones de abuso.
  • Entender tu dinámica familiar (patrones de comportamiento y roles internos de tu familia) puede explicar de dónde vienen tus patrones emocionales. 

Pueden haber distintos roles, desde el padre/madre “facilitador”, el “héroe”, entre otros. 

  • Debes tomar responsabilidad de tus emociones o heridas/carencias emocionales. No puedes exigir, ni frustrarse si le estás pidiendo “peras al olmo”, es decir, no pretendas que alguien te de más de lo que puede.

Por tanto deja de pedirle más a una persona que no te ha sabido dar, y tus relaciones y felicidad, mejorarán.  

  • Es importante que aprendas a ser asertivo y a poner límites.
  • Debes aprender a comunicarte de manera efectiva, es decir, expresar tus emociones y sentimientos de manera calmada y adecuada.

Relaciones amorosas: 

Las relaciones amorosas o relaciones de pareja, son aquellas en las que existe un vínculo sentimental  y afectivo de tipo romántico entre dos personas. En esta relación se busca de forma general, sentirse bien con la otra persona al compartir sus vidas y proyectos de futuro.

Sin embargo, hay que tener claro que la otra persona, simplemente te complementa, pero no puedes depender de ella para vivir.

  • Nunca busques a alguien desde tu herida o trauma. Debes desarrollar tu conciencia para saber dónde están tus heridas, y no debes buscar que la otra persona sea quien se encargue de tus carencias emocionales, ya que eso debes hacerlo tú mismo. Una vez hayas trabajado tus heridas emocionales, podrás tener una relación de igual a igual y no centrada en tu “trauma”, esperando que el otro te de todo.
  • Debes sanar tus heridas. Date cuenta de esas heridas y responsabilízate de tus emociones, de tu vida y de tu felicidad. 
  • Una pregunta muy importante es ¿Quién tienes que ser tú para tener la pareja que anhelas? Esta pregunta te obliga a evolucionar por tu propio bien. Te debes gustar y respetarte a ti mismo, para que te ocurra con los demás.

Si tienes pareja, debes pensar en ¿qué le pides tú a la otra persona? ¿es una relación sana o se trata de una relación basada en heridas o traumas de alguno de los dos?

  • Hoy en día se busca en tu pareja un todo, es decir, que sea tu amigo, tu amante, que tengáis una conexión espiritual, que sea tu confidente y que te quiera para siempre, lo cual es demasiada presión para otra persona.

Tu pareja debe ser alguien que te añada emocionalmente, pero no debe ser alguien de quien dependen para vivir. Ambos elegís estar juntos, pero debéis ser capaces de saber vivir sin esa persona, es decir, de tener una vida plena más allá de tu pareja.

  • Si tienes amor propio y auto respeto, vives mejor porque eres capaz de elegir mejor y no toleran ciertos tipos de comportamientos.
  • Debes aprender a comunicarte de forma efectiva.  

Relaciones de amistad:

Las relaciones de amistad son tan fundamentales como las anteriores que hemos visto pese a las diferencias que sabemos que existen con los familiares y la pareja. Una relación de amistad, como la definió Carl Rogers, es: “una relación afectiva basada en la comunicación, la comprensión, el apoyo mutuo además del afecto y la armonía entre sus miembros.“. 

Las relaciones de amistad son relaciones entre iguales en las que se comparte tiempo, experiencias, en las que nos abrimos a otros y los otros se abren a nosotros en cierta medida, son uno de los apoyos fundamentales en nuestra vida social y emocional. 

  • Las amistades buenas tienen muchos beneficios para nosotros, entre las que se encuentran:

 – Nos brindan apoyo emocional y seguridad en las adversidades.

-Desarrollan y mejoran nuestra autoestima.

– Reduce los niveles de estrés y ansiedad.

– Nos ayudan en la toma de decisiones importantes.

– Aportan positividad.

– Nos permiten desarrollar nuestra empatía además de valores como la lealtad.

– Favorecen nuestra integración social.

– Nos ayudan a aprender a perdonar y a aceptarnos a nosotros mismos.

  • Una amistad requiere, al igual que una relación familiar o de pareja, de tiempo y esfuerzo, hay que cultivarlas activamente. De no dedicar un tiempo especial con los amigos suele darse el caso que el vínculo se va perdiendo, por eso es fundamental compartir tiempo de calidad en los que compartir y ser capaces de abrirnos, además por supuesto de hacer cosas juntos, ya sea hablar o las aficiones que tengáis en común.
  • La amistades pueden hacerse a cualquier edad, no es cierto que conforme te haces mayor dejas de hacer amistades, lo que sí que es cierto es que al envejecer se van dando menos oportunidades de abrirnos a nuevos círculos, pero la capacidad de hacer amigos permanece intacta.
  • Es importante saber distinguir entre amigos y conocidos: Mientras que un conocido es toda aquella persona con la que compartes tiempo y actividades, aficiones, los amigos son aquellas pocas personas con las que de verdad puedes abrirte y en las que puedes apoyarte cuando algo no va bien. Hacer esta distinción es fundamental para evitar confusiones y decepciones.
  • Hay que saber que una amistad puede ir y venir, no siempre se tiene que mantener en el mismo nivel de cercanía con una persona. Puede que un buen amigo pase con el tiempo a ser un conocido y que un conocido llegue a convertirse en un amigo muy cercano. Esto depende de muchas cosas y no pasa nada porque sea así, la vida tiene sus ritmos.
  • La clave para hacer y mantener las amistades es la comunicación sincera y abierta. Cuanto mas seamos capaces de darnos a conocer a alguien y esa persona se dé a conocer a nosotros entonces se hará una amistad más profunda, en la que se establece esta relación de interdependencia el uno del otro, porque una relación de amistad sanas se basa en el respeto mutuo y no ayuda al otro a costa de tus propias necesidades

Saber reconocer la importancia y cultivar adecuadamente estos tres tipos de relaciones es una actividad necesaria para una vida humana plena, para poder alcanzar la felicidad personal que tanto buscamos. De ahí la importancia de establecer relaciones con los demás que sean sanas, que nos aporten y que sean beneficiosas para nosotros, y aprender a desprendernos de las relaciones que no lo son.