Motivación Laboral

motivación laboral

La motivación laboral hace referencia al grado de implicación de los empleados para ofrecer el máximo rendimiento y conseguir así, los objetivos empresariales marcados por la organización.

La motivación es un proceso por el cual el sujeto se plantea un objetivo, utiliza los recursos adecuados, y mantiene una determinada conducta, con el propósito de lograr los objetivos propuestos. Es ese estado interno que incita, dirige y mantiene la conducta.

Del mismo modo que del mismo modo que un objeto permanece quieto a menos que una fuerza lo empuje (e.g., el viento, la gravedad, un terremoto, etc.) las personas permanecemos también quietas a menos que alguna fuerza nos empuje: tal fuerza es la motivación.

La motivación en el trabajo:

La motivación da lugar al desempeño. El desempeño puede diferenciarse en
aptitudes ( habilidades, inteligencia, experiencia, integridad..) y el entorno
(disponibilidad de recursos, información, disponibilidad de formación, comodidad física…)
También la motivación y el desempeño determinan en que tanto las aptitudes como el entorno son aprovechadas.

¿DE DONDE PROVIENE LA MOTIVACIÓN LABORAL? ASPECTOS MOTIVADORES DEL TRABAJO.


1. ENTORNO DE TRABAJO:

Las características del ambiente de donde tiene lugar la actividad laboral, suelen ser motivadores de naturaleza material o social (carácter extrínseco).

  • Dinero: Es uno de los motivadores más importantes, es esencial puesto que los empleados necesitan sobrevivir. Pero este aspecto por sí solo no es suficiente. Proporciona un pico en motivación pero no se mantiene.
  • Estabilidad: una seguridad a medio-largo plazo que permita planificar la propia vida e invertir en gastos importantes (casa o coche).
  • Promoción: Percepción de que medrar es posible, aumentando así los recursos económicos propios así como el poder y el status.
  • Ambiente: Se refiere tanto a las oportunidades para relacionarse como el tipo- calidad de tales relaciones satisface necesidades de afiliación y contacto social.

2. CONTENIDO:

Las características que posee la actividad del trabajo en sí misma, son aspectos relacionados con el contenido y la forma del trabajo. (Carácter intrínseco).

  • Variedad: las tareas cortas, repetitivas, desvinculadas del producto final generan desmotivación y aburrimiento; si la actividad es variada proporciona descanso y mayor sentido de globalidad sin excederse, lo mejor es un punto intermedio.
  • Importancia: Grado en el que actividad laboral produce un impacto sustancial en la vida de otras personas o en la sociedad en general.
  • Autonomía: Sentimiento de libertad e independencia para tomar decisiones en el día a día o minuto a minuto, lo que resulta una actividad más fluida y que conduce a un sentimiento de competencia y responsabilidad.
  • Ajuste: Coincidencia entre destrezas, habilidades, conocimientos que requiere el puesto de trabajo y aquellos que la persona asignada al puesto posee oportunidad de poner en práctica.

Estos factores aumentan la motivación pero el impacto último que cada uno de ellos tenga sobre la motivación depende también de las preferencias personales de cada trabajador.

Por tanto cuanto mejores condiciones ofrezca un puesto respecto a estos aspectos claves y cuanto más se ajusten tales condiciones a las preferencias personales de cada trabajador mayor será su motivación.

Además independientemente de que las condiciones sean buenas y de que se ajusten a las preferencias personales de cada individuo sabemos que el tipo de motivación (extrínseca vs intrínseca) tiene efectos diferentes sobre la actividad laboral.

TEORÍA DE LA EQUIDAD: Explica el fenómeno de la motivación laboral.

Adopta la premisa básica de que las personas buscan equidad-justicia en sus relaciones de intercambio social (Si tu les dejas los apuntes a tu compañera esperas que luego ella te los deje a ti).

Defiende que la motivación es en gran parte un proceso de comparación social en el que se tiene en cuenta el esfuerzo realizado y las recompensas recibidas.

Para juzgar la justicia del esfuerzo recompensa lo comparamos con los esfuerzos- recompensas de otras personas y así nos permite decidir si una acción o una serie de acciones determinadas son o no justas en términos de equidad en base a lo que recibimos a cambio.

Si si existe equidad existirá o se mantendrá también la motivación necesaria para ejecutar tal acción o series de acciones así como para persistir en ellas.

Si no existe equidad resulta en estado de tensión que impulsa a la persona a intentar reducir el desequilibrio.

Ante este desequilibrio las personas realizan 5 tipos de respuestas:

  1. Distorsionar su percepción de las contribuciones – recompensas cambiando así la relación entre ellas (ej. En realidad no me cuesta tanto realizar la tarea).
  2. Cambiar su grupo de referencia de comparación pasando a compararse con otras personas. (ej, mis condiciones son buenas si me comparo con los trabajadores de otras empresas).
  3. Intentar influir sobre la otra parte con el fin de que modifique sus compensaciones modificando así la relación final ( ej. Solicitar un aumento de sueldo).
  4. Modificar la forma o tamaño de sus propias contribuciones de la organización (ej. Salir del trabajo cuanto antes, estar menos concentrado en las tareas).
  5. Abandonar las relaciones de intercambio ( ej. Renunciar al puesto de trabajo).

Las dos primeras suelen se poco habituales ya que las personas suelen resistirse a todo aquello que requiera una reconfiguración psicológica, prefieren no cambiar cómo perciben o entienden la realidad.

Las 3 últimas son más corrientes ya que las personas intentan modificar su entorno de manera que se ajuste a su configuración psicológica, a su forma de percibir o entender la realidad.

Aspectos que promueven la percepción de equidad en la motivación laboral:

  1. Supresión de favoritismos:
  2. Aplicación consistente de criterios racionales para todos los empleados
  3. Proporcionar explicaciones adecuadas tras una toma de decisiones que afecte al empleado