Depresión

depresión

Las personas que sufren depresión pueden sentir tristeza, infelicidad, o desmotivación.

Se estima aproximadamente que el 3% de las personas sufren depresión. Esto indica que en el mundo existen unos 350 millones de personas que sufren este trastorno. 

¿Qué es la depresión?

La depresión es un trastorno del estado anímico en el cual los sentimientos de tristeza, pérdida, ira o frustración interfieren en la vida diaria de la persona que la sufre.

La depresión tiene consecuencias directas sobre el bienestar de la persona y su entorno. La persona con depresión se aísla de los demás, puesto que no encuentra placer en las relaciones sociales, y es incapaz de afrontar su rutina diaria. Con el tiempo, empieza a pensar de forma negativa sobre sí misma, sobre el mundo y sobre su futuro.

De hecho, la depresión es el resultado, en gran parte, por una lado, de la falta de refuerzo y, por otra, de las creencias desadaptativas. La persona deprimida no encuentra la motivación necesaria para actuar y se encierra en un círculo vicioso de inactividad que desencadena el estado de ánimo depresivo.

Además, la persona sufre una serie de distorsiones cognitivas que le hacen ver el mundo desde un punto de vista negativo. A menudo la persona deprimida no puede  indicar la causa de su tristeza. Esto sucede porque, aunque esta haya comenzado a raíz de un hecho negativo, se convierte en una respuesta habitual ante todas las circunstancias de la vida.

La depresión puede darse en personas de todas las edades:

Entre los síntomas de depresión se incluyen:

  • Estado de ánimo irritable o bajo la mayoría de las veces
  • Dificultad para conciliar el sueño o exceso de sueño
  • Cambio grande en el apetito, a menudo con aumento o pérdida de peso
  • Cansancio y falta de energía
  • Sentimientos de inutilidad, odio a sí mismo y culpa
  • Dificultad para concentrarse
  • Movimientos lentos o rápidos
  • Inactividad y retraimiento de las actividades usuales
  • Sentimientos de desesperanza o abandono
  • Pensamientos repetitivos de muerte o suicidio
  • Pérdida de placer en actividades que suelen hacerlo feliz, incluso la actividad sexual

Los niños pueden presentar síntomas distintos a los de los adultos: cambios en el rendimiento escolar, cambios en el sueño y además en el comportamiento.

tristeza depresion

Causas

El ambiente familiar y social. Para algunas personas, una atmósfera familiar negativa, estresante o triste puede llevar a una depresión. Otras situaciones vitales de mucho estrés, como la pobreza, el no tener hogar o la violencia también pueden contribuir a que la gente se deprima.

La depresión es el resultado de una combinación de factores genéticos, bioquímicos y psicológicos. Se ha apreciado que algunas zonas del cerebro de la persona deprimida funcionan de manera diferente. Ello ocurre en las áreas responsables de la regulación del estado de ánimo y el pensamiento. 

También se ha visto que la herencia influye en la aparición de la depresión. De hecho, el trastorno depresivo mayor es hasta 3 veces más frecuente en las personas que han tenido un padre o una madre que haya padecido de depresión.

Además, las mujeres sufren dos veces más depresión que los hombres. Generalmente se estima que una de cada siete mujeres experimentará un episodio de depresión en algún momento a lo largo de su vida. 

Por ello, se sospecha que en muchos casos puede existir un componente hormonal de base en las mujeres. Sería el caso de la depresión posparto y el trastorno disfórico premenstrual.

También, otra de las causas de la depresión sería, las circunstancias de vida de la persona, como la muerte de un ser querido. Ello puede ser el factor determinante que desencadena la depresión.

Consecuencias

Las consecuencias de la depresión pueden darse en tres grandes áreas: psicológica, física y social. La principal consecuencia es la tristeza, sensación de vacío o ganas de llorar. Asimismo, además de la tristeza, se da una falta de interés por actividades que antes se disfrutaban.

De la misma manera que aparece tristeza desmotivación, puede provocar también dificultades a nivel social, disminuyendo la relación con otras personas y aumentando el aislamiento. También puede rebajar la capacidad de disfrutar de lo que uno hace en la vida, de su día a día.

Tipos de depresión

Algunos tipos de depresión son:

→ Depresión post-parto: se puede confundir con la melancolía del bebé al principio, pero los síntomas son más intensos y duran más tiempo. Pueden interferir en la capacidad para cuidar al bebé. Los síntomas se desarrollan en las primeras semanas después del parto, pero a veces,  pueden empezar durante el embarazo. 

→Depresión mayor: es el tipo más conocido. Es cuando las personas experimentan síntomas graves que duran entre dos semanas y varios meses. 

→ Trastorno depresivo persistente o distimia: se suelen experimentar los mismos síntomas que en la depresión mayor pero de forma más leve.

¿Cuánto tiempo se tarda en salir de la depresión?

La duración de un episodio depresivo puede variar desde varias semanas a varios meses o incluso años. La mayoría de las personas suelen estar completamente bien entre 4 y 6 meses. Sin tratamiento puede durar semanas, meses e incluso años.

Salir de la depresión puede ser difícil, y puede ser un proceso que lleva tiempo, pero la ayuda de un psicólogo especialista en depresión te ayudará en el proceso.

Diferencias entre ansiedad y depresión

La ansiedad puede asociarse al nerviosismo, la inquietud, preocupación, sensación de mantenerse alerta, etc. 

Cuando esta sensación aumenta y somos incapaces de afrontar la situación, aparece la impotencia y la tristeza y si se alarga en el tiempo, la depresión. 

Este síntoma puede aparecer también tras cambios bruscos, sin necesidad de haber vivido antes ansiedad. 

Como hemos mencionado antes, la depresión suele estar asociada a los siguientes síntomas: cansancio, poca motivación, sentimientos de inutilidad, culpa y trastornos del sueño, entre otros.

En conclusión,  la ansiedad es el estado de alerta que nos ayuda a buscar soluciones. Y la depresión aparece cuando queriendo también encontrar soluciones, nos quedamos sin fuerzas para alcanzarlas.

Ayuda psicológica

Es uno de los problemas más comunes por lo que se pide consulta en nuestro centro y de los que más llevan a las personas a acudir al psicólogo.

Los pacientes que acuden a terapia por depresión pueden venir derivados de su psiquiatra (generalmente solo en depresiones clínicas graves hace falta medicación).

Muchos casos de depresión se curan con tratamiento psicológico y sin ninguna medicación, pero como hemos mencionado, depende de la intensidad, frecuencia y duración del caso.

En nuestro centro de psicología trabajamos desde un enfoque cognitivo-conductual, combinamos estrategias cognitivas, pero nos centramos en las creencias y causas, realizando un cambio en los pensamientos y emociones, aprendiendo a evaluar las situaciones de manera correcta, a cambiar los pensamientos automáticos negativos, ayudarte a identificarlos y cambiarlos por pensamiento racionales, etcétera.

Del mismo modo, la terapia de aceptación y compromiso destaca el papel de realizar actividades que signifiquen verdaderamente algo para el paciente y que vivamos esa experiencia de manera consciente, experimentando los sentimientos, pensamientos y emociones en su totalidad.

Test de depresión

Con este test podrás averiguar si tu equilibrio emocional está en peligro y tienes síntomas de depresión, o si únicamente atraviesas por momentos difíciles que te han hecho perder la alegría y la ilusión. Escoge las respuestas que definan mejor tu estado de ánimo y comprueba los resultados.

test de depresión

Depresión posparto

El nacimiento de un bebé puede desencadenar una mezcla de fuertes emociones, desde el entusiasmo y la alegría hasta el miedo y la ansiedad. Sin embargo, puede derivar en algo que podrías no esperar: la depresión.

La mayoría de las madres primerizas sienten melancolía posparto después del nacimiento del bebé, que generalmente incluye cambios en el estado de ánimo, episodios de llanto, ansiedad y dificultad para dormir. La melancolía posparto generalmente empieza dentro de los primeros dos o tres días después del parto, y puede durar hasta dos semanas.

Pero algunas madres primerizas desarrollan una forma de depresión cada vez más grave conocida como depresión posparto. En raras ocasiones, un trastorno grave del estado de ánimo llamado psicosis posparto puede ocurrir después del nacimiento.

La depresión posparto no es un defecto o debilidad del carácter. A veces es sólo una complicación del proceso de nacimiento.

depresion parto
La depresión postparto en ocasiones se puede llegar a confundirse con la tristeza postparto, debido a la similitud en los síntomas. Pero la depresión postparto suele ser más intensa, duradera e incapacitante.

Síntomas de la depresión postparto

Los signos y síntomas de la melancolía posparto (que duran de unos pocos días a una o dos semanas después del nacimiento del bebé) pueden incluir:

  • Cambios de humor
  • Ansiedad
  • Tristeza
  • Irritabilidad
  • Sentirse abrumado
  • Llanto
  • Concentración reducida
  • Problemas de apetito
  • Problemas para dormir

La depresión posparto no es un defecto o debilidad del carácter. A veces es sólo una complicación del proceso de nacimiento. Si tiene depresión posparto, el tratamiento oportuno puede ayudarle a controlar sus síntomas y comunicarse con su bebé.

Los signos y síntomas pueden incluir los siguientes:

  • Estado de ánimo deprimido o cambios de humor graves
  • Llanto excesivo
  • Dificultad para relacionarse con el bebé
  • Aislarse de familiares y amigos
  • Pérdida del apetito o comer mucho más de lo habitual
  • Incapacidad para dormir (insomnio) o dormir demasiado
  • Fatiga abrumadora o pérdida de energía
  • Interés y placer reducidos en las actividades que solías disfrutar
  • Irritabilidad y enojo intensos
  • Miedo a no ser una buena madre
  • Desesperanza
  • Sentimientos de inutilidad, vergüenza, culpa o insuficiencia
  • Disminución de la capacidad de pensar con claridad, concentrarse o tomar decisiones
  • Inquietud
  • Ansiedad grave y ataques de pánico
  • Pensamientos acerca de lastimarte a ti misma o al bebé
  • Pensamientos recurrentes de muerte o suicidio

Si no se trata, puede durar muchos meses o más.

Psicosis posparto

Con la psicosis postparto, un trastorno poco común que generalmente se desarrolla dentro de la primera semana después del parto, los signos y síntomas son graves. Entre los signos y síntomas pueden encontrarse los siguientes:

  • Confusión y desorientación
  • Pensamientos obsesivos acerca de tu bebé
  • Alucinaciones y delirios
  • Alteraciones del sueño
  • Exceso de energía y agitación
  • Paranoia
  • Intentos de lastimarte a ti misma o a tu bebé

La psicosis posparto puede causar pensamientos o conductas que ponen en peligro la vida y requiere tratamiento inmediato.

Depresión posparto en hombres que fueron padres

Los hombres que fueron padres también pueden experimentar depresión posparto. Pueden sentirse tristes o tener cansancio, estar abrumados, experimentar ansiedad o sufrir cambios en sus patrones habituales de sueño y alimentación (los mismos síntomas que experimentan las madres con depresión posparto).

Los padres que son jóvenes, tienen una historia clínica de depresión, experimentan problemas en las relaciones o tienen dificultades financieras presentan un mayor riesgo de sufrir depresión posparto. La depresión posparto en los hombres (a veces denominada depresión posparto paterna) puede tener el mismo efecto negativo en las relaciones de pareja y en el desarrollo del niño que la depresión posparto en las madres.

Si eres un hombre que fuiste padre y tienes síntomas de depresión o ansiedad durante el embarazo de tu pareja o en el primer año después del nacimiento de tu hijo, habla con el profesional de la salud. El apoyo y los tratamientos similares brindados a las madres con depresión posparto pueden ser beneficiosos para tratar la depresión posparto en padres.

Factores de riesgo

Una madre reciente puede experimentar depresión posparto. Esta se puede manifestar después del nacimiento de cualquiera de sus hijos, no solo del primero. Sin embargo, el riesgo aumenta si reúnes alguna de estas características:

  • Tienes antecedentes de depresión, ya sea durante el embarazo o en otros momentos
  • Tienes trastorno bipolar
  • Tuviste depresión posparto después de un embarazo anterior
  • Algún miembro de tu familia tuvo depresión u otros trastornos del estado de ánimo.
  • Pasaste por momentos estresantes durante el año anterior, como complicaciones durante el embarazo, una enfermedad o la pérdida del trabajo
  • Tu bebé tiene problemas de salud u otras necesidades especiales
  • Tienes mellizos, trillizos o tuviste otro parto múltiple
  • Tienes problemas para amamantar

Causas de la depresión postparto

Es difícil identificar con precisión las causas de la depresión postparto, ya que normalmente se debe a la conjugación de diferentes factores. No obstante, se conoce que los cambios físicos que tienen lugar durante el embarazo y el parto, sobre todo la caída abrupta de los niveles de hormonas como el estrógeno y la progesterona, desempeñan un papel importante en la aparición de este trastorno ya que provocan desequilibrios bioquímicos en el cerebro que terminan afectando el estado de ánimo. La caída de las hormonas tiroideas durante este periodo también provoca una sensación de agotamiento, pereza y tristeza.

No obstante, en la aparición de la depresión postparto también influyen factores psicológicos. Las preocupaciones por la llegada de un bebé y las nuevas obligaciones que se deben asumir, los cambios en la rutina y las dudas sobre si podrá lidiar adecuadamente con la maternidad pueden afectar el equilibrio psicológico de la madre. Por otra parte, los cambios que ha sufrido su cuerpo durante los últimos meses también pueden afectar su identidad y generar una sensación de falta de control que puede convertirse en la gota que termina de colmar el vaso.

Consecuencias

Cuando la depresión posparto no se trata a tiempo, puede convertirse en un trastorno crónico que conduce a una depresión mayor. Si bien estos son raros, también pueden provocar psicosis postparto, un trastorno más grave que implica una pérdida de contacto con la realidad. En este caso pueden aparecer síntomas como confusión, desorientación, pensamientos obsesivos sobre el niño, alucinaciones y paranoia. Por otro lado, las mujeres con depresión posparto suelen perder la fe en la maternidad.

No obstante, las consecuencias de este trastorno no se limitan a la madre sino que se extienden a toda la familia. El padre, por ejemplo, también suele sufrir este problema ya que de repente recae sobre sus hombros la responsabilidad de cuidar a la madre y al bebé. De hecho, se ha apreciado que cuando la madre sufre depresión postparto también aumentan las probabilidades de que el padre desarrolle una depresión.

El bebé también sufre los efectos del trastorno emocional de la madre. De hecho, se ha apreciado que los pequeños de tan solo tres meses ya son capaces de detectar los estados de ánimo de sus madres y modificar su propia afectividad para responder ante estos.

Además, cuando un bebé no recibe la suficiente atención y afecto de su madre no logra desarrollar un apego seguro, por lo que es más probable que termine sufriendo trastornos del comportamiento: llore mucho, tenga dificultades para establecer un patrón de sueño y alimentación y sea más propenso a padecer problemas de atención y lenguaje al crecer.

Prevención

Si tienes antecedentes de depresión, especialmente la depresión posparto, consulta con el médico si estás planeando quedar embarazada o tan pronto como descubras que estás embarazada.

  • Durante el embarazo, su médico puede controlar de cerca para detectar signos y síntomas de depresión. Es posible que le pida que complete un cuestionario para detectar la depresión durante el embarazo o después del parto. A veces, la depresión leve se puede tratar con grupos de apoyo, asesoramiento u otros tipos de terapia. En otras ocasiones, se le puede recomendar que tome un antidepresivo, incluso durante el embarazo.
  • Después de dar a luz, su médico puede recomendarle una visita de posparto temprano para detectar signos y síntomas. Cuanto antes se detecte, más rápido se podrá iniciar el tratamiento. Si tiene antecedentes, su médico puede recomendarle un tratamiento con antidepresivos o psicoterapia poco después del parto.

Dificultades en el postparto

Si no se trata, la depresión posparto puede interferir en el vínculo entre madre e hijo y causar problemas familiares.

  • Para las madres. La depresión postparto no tratada puede durar meses o más, y en ocasiones convertirse en un trastorno depresivo crónico. Incluso cuando se trata, aumenta el riesgo de futuros episodios de depresión mayor.
  • Para los padres. La depresión posparto puede tener un efecto dominó, y causar tensión emocional en todas las personas cercanas a un nuevo bebé. Cuando una nueva madre está deprimida, el riesgo de depresión en el padre del bebé también puede aumentar. Y los nuevos papás ya tienen un mayor riesgo de depresión, ya sea que su pareja se vea afectada o no.
  • Para los niños. Los hijos de madres que tienen depresión postparto no tratada tienen más probabilidades de tener problemas emocionales y de comportamiento, como dificultades para dormir y comer, llanto excesivo y retrasos en el desarrollo del lenguaje.