autoestima

La autoestima

La imagen que tenemos de nosotros mismos afectará sin duda, a nuestra calidad de vida. Todos tenemos una imagen mental de quienes somos, qué aspecto tenemos, en qué somos buenos y cuáles son nuestros puntos débiles. Nos formamos esa imagen a lo largo del tiempo, empezando en nuestra infancia. La autoestima refleja nuestra opinión sobre nosotros mismos, y ello condiciona nuestra vida.

Significado de autoestima:

La definición según la Real Academia Española es «la valoración generalmente positiva de sí mismo».

La autoestima es la valoración, percepción o juicio positivo o negativo que una persona hace de sí misma en función de la evaluación de sus pensamientos, sentimientos y experiencias. En definitiva, la autoestima refleja nuestro grado de amor propio en base a nuestro autoconcepto.

test autoestima

Tipos de autoestima

La psicología considera que todas las personas podemos tener 4 tipos de autoestima diferentes: alta, baja, estable o inestable.

  • Autoestima alta:

Es el nivel deseable para que una persona logre sentirse satisfecha en la vida, sea consciente de su valía y de sus capacidades y pueda enfrentarse a los inconvenientes de forma resolutiva. Cuando una persona tiene una apreciación positiva de sí misma, permite que su actitud hacia la vida sea óptima. Ello no implica que el individuo sea perfecto, sino de aceptarse sin cruzar la línea de la mediocridad o conformismo.

  • Autoestima baja:

Si contamos con una autoestima baja, preferiremos metas que estén claramente por debajo de nuestra capacidad de desempeño. La baja autoestima está relacionada con la forma inadecuada del concepto que tiene un sujeto de si mismo; en donde se siente desadaptado, que vale poco, tiene poca capacidad de tomar decisiones al no confiar en sus propias habilidades. La autoestima baja es un factor de riesgo sobretodo para los adolescentes y para los niños.

  • Autoestima estable:

Las personas con este tipo de autoestima se desenvuelven de manera abierta ya que no necesitan defender su imagen, se defiende sola. Además, la persona es capaz de defender su punto de vista sin desestabilizarse.

  • Autoestima frágil o inestable:

Este tipo de autoestima está definido por su falta de solidez y la inestabilidad que presenta, la cual hace que se altamente sensible a todo tipo de eventos, por irrelevantes que puedan parecer desde un punto de vista racional.

Los desequilibrios de autoestima pueden convertirse en problemas más graves:

  • Psicológicos: Ideas de suicidio, falta de apetito, anhedonia, perdida de la ilusión de un futuro, estado de ánimo triste, ansioso o vacío persistente, desesperanza, pesimismo, sentimientos de culpa y desamparo, dificultad para concentrarse, recordar y tomar decisiones, trastornos en el sueño, inquietud, irritabilidad, dolores de cabeza…
  • Afectivos: Dificultad para tomar decisiones, miedo, ansiedad, irritabilidad.
  • Intelectuales: Mala captación de estímulos, dificultad de comunicación.
  • De conducta: Descuido de las obligaciones y el aseo personal, mal rendimiento en las labores, endencia a utilizar sustancias nocivas.
  • Somáticos: Insomnio, inquietud en el sueño, anorexia, bulimia, vómitos o náuseas con mareos, tensión en músculos de la nuca, enfermedades del estómago, alteraciones en la frecuencia del ritmo cardíaco.

¿Cómo mejorar la autoestima?

Es muy importante desarrollar, trabajar y mejorar nuestra autoestima diariamente. Nuestro autoconcepto nos ayuda a sentirnos mucho mejor con nosotros mismos, lo que influye en nuestro comportamiento.

  • Analiza el origen de tu baja autoestima
  • Intenta nuevos objetivos
  • Sustituye tus objetivos por valores
  • Identifica tus fortalezas
  • Convierte tus pensamientos automáticos en respuestas racionales
  • Deja atrás tus miedos
  • Perdónate a ti mismo/a, practica la autocompasión
  • Aumenta la confianza en ti mismo/a
  • Haz ejercicio
  • Piensa más en los demás

Como conclusión, podemos afirmar que una autoestima sana nos aportara grandes beneficios en todos los aspectos de nuestra vida.

La autoestima es un concepto que se manifiesta de forma cambiante en función de nuestra situación vital y nuestras circunstancias, es el rasgo que siempre mejora al hacer un tratamiento psicológico.

En nuestro Centro de Psicología recibirá atención personalizada y el tratamiento apto a tu situación actual.

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba