La intuición

intuicion

La intuición es una herramienta muy valiosa para elegir hacia dónde ir y hacia dónde no. Te permite detectar información importante que no es elaborada a través del pensamiento racional, sino que es percibida a nivel de tu inconsciente. 

¿Qué es la intuición?

La intuición es la habilidad para conocer, entender o percibir algún aspecto interesante de la realidad de forma clara. Es decir, es el reconocimiento de algún aspecto o cosa de una forma instintiva. La intuición no es lógica y no es el resultado de pensamientos que se comparten o explican. 

La intuición proporciona una respuesta rápida a nuestro cerebro. También, nos ayuda a sobrevivir puesto que nos ofrece respuestas rápidas que suelen ser acciones adecuadas e inmediatas para abordar una situación en concreto. 

De este modo, el significado de la intuición implica que esta es el fundamento de muchas de las tomas de decisiones inconscientes. Freud describe la intuición como algo inconsciente.

¿Existe la intuición femenina?

Algunas de las investigaciones apuntan que las mujeres son más intuitivas que los hombres debido a un componente biológico. Ello está relacionado con la menor exposición prenatal a la testosterona en el vientre de la madre. Ello les predispone a ser más intuitivas y menos reflexivas. 

Por un lado, las mujeres comparten el pensamiento intuitivo como aquel que se procesa de forma rápida e inconsciente. Por otro lado, los hombres comparten el pensamiento reflexivo porque requieren un análisis consciente de mayor esfuerzo. 

Ningún pensamiento es mejor que otro. Hay veces que si nos dejamos llevar por la intuición nos llevará a lo correcto y otras que tendremos que recurrir a un pensamiento reflexivo. 

¿Para qué sirve el pensamiento intuitivo?

Desarrollar esta habilidad es necesaria puesto que es imposible manejar toda la información que tenemos de una forma consciente. La intuición cada vez obtiene diferentes reflexiones por parte de muchos autores. 

Muchos de ellos coinciden en que la intuición es una parte importante del pensamiento cognitivo, es decir, de la forma de funcionar cuando reflexionamos. 

Este pensamiento intuitivo sirve para poder llegar a ciertas conclusiones a partir de la poca información que disponemos y en poco tiempo. Puede funcionar tanto en situaciones rutinarias o en situaciones totalmente nuevas y desconocidas. 

¿Cuáles son los beneficios de la intuición?

Los principales beneficios que presenta la intuición son:

  • Ahorrar tiempo: cuando intuyes algo recibes mucha información de ti mismo y de otro individuo o situación. Esto se expresa como una verdad repentina e innata, como si fuera un atajo mental. 
  • Tomar buenas decisiones: la intuición es infalible, aún no están claros sus mecanismos pero se sabe que intervienen en la mente. 
  • Cuidar de uno mismo: la capacidad intuitiva es como una voz interior que te “dice” que debes salir de la situación. 
  • Promueve la supervivencia y la autopreservación de la persona. 

¿Cómo puedes aprender a confiar en tu intuición?

La mejor manera de confiar en tu intuición es tener el coraje de seguirla, sin cuestionarte nada. Cuanto más lo practiques, más intuitivo te volverás y más cómodo te sentirás empleando esta habilidad. 

Seguir tu intuición no va en contra del pensamiento racional, sino que se complementan, son instrumentos diferentes y cada uno tiene sus ventajas. 

Por ello, si quieres racionalizar o hacer deducciones a partir de una intuición, su valor para la toma de decisiones se eliminará. Puesto que su riqueza está en las señales que percibes a través del inconsciente. 

Características de una persona intuitiva

Como hemos mencionado anteriormente, la intuición es una habilidad que puede otorgarnos ventajas en nuestro día a día. De este modo, algunas investigaciones psicológicas determinan que una persona intuitiva se define por las siguientes características:

→ Disfrutan de la soledad; en muchas ocasiones un tiempo a solas nos ayuda a tener un pensamiento más creativo y más introspectivo. Ello es fundamental para poder obtener un pensamiento más intuitivo hacia nuestra propia vida. Generalmente estas personas suelen ser introvertidas. 

→ Practican la atención plena o mindfulness; la mayoría de conocimiento intuitivo viene dado por tener más conciencia de lo que nos rodea. Es importante este tipo de habilidad porque nos permite estar en el aquí y ahora, es decir, en el presente. 

→ Las personas intuitivas son observadoras y se dan cuenta de los pequeños detalles que están a su alrededor. 

→ El pensamiento intuitivo está muy relacionado con saber escuchar y comprender tu propio cuerpo. En muchos casos las personas intuitivas suelen tener dolores o molestias cuando las cosas no van bien. Por ello, muchos investigadores llaman “segundo cerebro” al estómago, puesto que nuestras emociones llegan a manifestarse de forma psicosomática con este tipo de dolor.

→ Las personas intuitivas conectan de una manera muy profunda con los demás. La denominada precisión empática, es un término psicológico que hace referencia a la habilidad de poder visualizar casi a la perfección. 

→ Las personas intuitivas prestan atención a sus sueños. Aquellas personas que tienen más intuición suelen prestar mucha atención a sus sueños ya que eso les hace conocerse más profundamente a sí mismos/as. 

→ Estas personas saben desconectar, el ajetreo constante, es decir, el multitasking. La mayoría de nosotros puede conocer la verdadera naturaleza de los demás de forma intuitiva, pero no siempre estamos lo suficientemente atentos a estos mensajes.  

→ Saben manejar las emociones negativas. Las personas intuitivas saben ejercer un control sobre la mente y la negatividad. En muchas ocasiones, es clave aprender a manejar estos pensamientos intrusivos para poder tener una vida más plena y feliz. 

¿Cómo desarrollar la intuición?

Existen algunos métodos que nos permiten llegar a tener un pensamiento más intuitivo. Por esto, en muchas ocasiones, podemos aprender a ser más intuitivos a través de una vida más tranquila e introspectiva. Podemos seguir estos consejos para desarrollar la intuición:

→ Aprende a escuchar. Hay veces que no somos conscientes de lo que realmente queremos ya que no nos escuchamos a nosotros mismos. Para aprender a desarrollar un conocimiento intuitivo es vital intentar parar y escuchar nuestra voz interior. Ejercicios como la meditación o el mindfulness pueden ser de mucha ayuda para ser más introspectivos y ver este lado oculto en nosotros mismos/as. 

→ Confrontar los pensamientos negativos. Cada vez que tengas un pensamiento de este estilo deberás usar la lógica y preguntarte qué sentido tiene pensar en ello.

→Presta atención a tu entorno. Estar en el presente es otra de las habilidades que debes adquirir si quieres acceder a un conocimiento más intuitivo. Para hacerlo, debes dejar de lado aquellos pensamientos que te vuelven al pasado y centrarte en el aquí y en el ahora. 

→ Encuentra tu tiempo para estar solo. Como hemos mencionado antes, la soledad y la tranquilidad emocional y mental son las bases para encontrar un punto intuitivo. Relajarte y tener un tiempo para ti fomentará una mayor introspección hacia tu mente y cuerpo y te permitirá ver aquello que a veces pasamos por alto. 

→ Anota tus sueños. Analizar los sueños también puede ayudarnos a ver nuestra parte más intuitiva. Gracias a ellos podemos llegar a comprender ciertos aspectos de nosotros que mantenemos ocultos en nuestro día a día. A pesar de que podemos aprender a desarrollar la intuición es vital comprender que esta no se debe seguir a ciegas.