Anorexia nerviosa

anorexia

La anorexia nerviosa, a menudo simplemente denominada «anorexia», es un trastorno de la alimentación que se caracteriza por el peso corporal anormalmente bajo, el temor intenso a aumentar de peso y la percepción distorsionada del peso. Para las personas con anorexia, es muy importante controlar su peso y su figura corporal, y hacen todo tipo de sacrificios que suelen interferir en su vida de forma significativa.

Para evitar aumentar de peso o para seguir adelgazando, las personas anoréxicas suelen restringir demasiado la cantidad de comida que consumen. Pueden vomitar después de comer o usar de modo indebido laxantes, suplementos dietéticos, diuréticos o enemas para controlar el consumo de calorías,. Además, para intentar bajar de peso, pueden ejercitarse en exceso. No importa cuánto baje de peso, la persona continúa sintiendo temor a aumentar de peso.

La autoestima de los individuos con anorexia nerviosa depende mucho de cómo perciben su peso y su constitución corporal. La pérdida de peso se ve a menudo como un logro impresionante y un signo de autodisciplina, mientras que el aumento de peso se percibe como un fracaso inaceptable del autocontrol.

La persona con AN suele llegar a la consulta del profesional por los miembros de su familia después de una marcada pérdida de peso. Si los individuos buscan ayuda por su cuenta, se debe normalmente al malestar asociado a las secuelas somáticas y psicológicas del hambre. Es raro que un individuo con anorexia nerviosa se queje de la pérdida de peso en sí.

La anorexia nerviosa suele empezar durante la adolescencia o la edad adulta temprana. Rara vez empieza antes de la pubertad o después de los 40 años, aunque existen casos de inicio tanto temprano como tardío

Pronóstico de la enfermedad

El pronóstico de la anorexia depende de la rapidez con que se haya diagnosticado la patología y de la voluntad real de curación del paciente. Gracias a la asistencia del psicólogo, sin embargo, es posible resolver completamente la enfermedad con éxito. El tiempo variará de un caso a otro.

Síntomas y Signos de la Anorexia:

Muchas personas con anorexia nerviosa presentan signos y síntomas depresivos, como ánimo deprimido, aislamiento social, irritabilidad, insomnio, disminución del interés por el sexo, cuando tienen un peso muy bajo

  • Rituales alimentarios (cortar muy pequeña la comida, esconder alimentos, repartir comida por el plato, cocinar para otros…)
  • Nivel de actividad excesivo, excesivas horas de estudio y/o de deporte que les ayuda a negar el hambre. La actividad frenética les ayuda a desatender las señales de malestar corporal/ emocional y a evitar enfrentar otros problemas.
  • Rituales relacionados con el cuerpo
  • Conductas de evitación de lugares, actividades, posturas (conductas de seguridad), personas. El alivio de ansiedad mantiene el miedo
  • Rituales de comprobación
  • Rituales de acicalamiento
  • Restricción alimentaria Determinación implacable para mantener la dieta autoimpuesta
  • Evitación de comidas
  • Irritabilidad a la hora de las comidas
  • Cocinar para otros
  • Control de la alimentación familia
  • Ideas sobrevaloradas : Creencias centrales en el sistema de valores de la persona que acaban definiendo su valor como persona
  • Obsesión por el peso y la báscula

Los síntomas obsesivo compulsivos, estén o no relacionados con la alimentación, son a menudo destacados. La mayoría de los individuos con anorexia nerviosa está preocupada con pensamientos sobre la comida. Algunos acaparan recetas o acumulan comida.

Características de la anorexia:

  • Miedo intenso a aumentar de peso
  • Alteración de la percepción
  • Restricción de la ingesta

Otras características que a veces se asocian a la anorexia nerviosa son la preocupación por comer en público, la sensación de ineficacia, un fuerte deseo de controlar lo que les rodea, el pensamiento inflexible, una espontaneidad social limitada y una contención excesiva de la expresión emocional

En comparación con los individuos con anorexia nerviosa de tipo restringido, los que presentan el tipo con atracones/purgas tienen niveles superiores de impulsividad y son más propensos a abusar de alcohol y de otras drogas.

¿Cuáles son las causas de la anorexia?

Se desconoce la causa exacta de la anorexia. Al igual que con muchas enfermedades, probablemente sea una combinación de factores biológicos, psicológicos y del entorno.

  • Factores biológicos. Si bien aún no está claro qué genes están involucrados, podría haber cambios genéticos que hacen que algunas personas presenten un mayor riesgo de padecer anorexia. Algunas personas pueden tener una tendencia genética al perfeccionismo, la sensibilidad y la perseverancia: características vinculadas a la anorexia.
  • Factores psicológicos. Algunas personas con anorexia pueden tener rasgos de personalidad obsesiva compulsiva que les facilitan seguir dietas estrictas y privarse de comer aunque tengan hambre. Es posible que tengan una tendencia extrema al perfeccionismo, lo que hace que piensen que nunca están lo suficientemente delgadas. Además, pueden tener niveles altos de ansiedad y restringir su alimentación para reducirla.
  • Factores del entorno. La cultura occidental moderna resalta la delgadez. El éxito y la valoración suelen estar equiparados con la delgadez. La presión de grupo puede ayudar a fomentar el deseo de estar delgado, especialmente en las mujeres jóvenes.

Factores de riesgo

La anorexia es más frecuente en niñas y en mujeres. Sin embargo, cada vez más, los niños y los hombres presentan trastornos de la alimentación, que, posiblemente, están relacionados con el aumento de las presiones sociales.

La anorexia también es más frecuente en adolescentes. De todas maneras, este trastorno de la alimentación puede presentarse en personas de cualquier edad, si bien es poco frecuente en mayores de 40. Los adolescentes pueden presentar un riesgo mayor debido a todos los cambios corporales que atraviesan en la pubertad. También es posible que enfrenten mayor presión de grupo y que sean más sensibles a las críticas o incluso a comentarios casuales sobre el peso o la figura.

Ciertos factores aumentan el riesgo de sufrir anorexia, por ejemplo:

  • Genética. Los cambios en genes específicos pueden hacer que ciertas personas tengan un riesgo mayor de sufrir anorexia. Aquellos que tienen un familiar de primer grado (padre, hermano o hijo) que haya padecido el trastorno presentan un riesgo mucho mayor de tener anorexia.
  • Dieta y hambre. Estar a dieta es un factor de riesgo de padecer un trastorno de la alimentación. Existen pruebas contundentes de que muchos de los síntomas de la anorexia, en realidad, son síntomas de hambre. El hambre afecta el cerebro e influye en los cambios del estado de ánimo, la rigidez en el pensamiento, la ansiedad y la reducción del apetito. El hambre y el adelgazamiento pueden cambiar la manera en la que funciona el cerebro en personas vulnerables, lo cual puede perpetuar las conductas alimentarias restrictivas y dificultar el regreso a los hábitos alimentarios normales.
  • Transiciones. Ya sea cambiar de escuela, casa o trabajo, cortar una relación o la muerte o enfermedad de un ser querido, los cambios pueden causar estrés emocional y aumentar el riesgo de anorexia.

Tratamientos para la anorexia nerviosa

El tratamiento para la anorexia no es un camino fácil, ya que muchas de las personas que presentan la afección no desean buscar ayuda. El tratamiento se proporciona a través de una combinación de factores y recursos, que incluyen terapia, educación nutricional y tratamiento médico, en caso de desnutrición severa u otras complicaciones médicas relacionadas con la anorexia nerviosa. En casos severos de anorexia, puede ser apropiado alimentar al paciente por medio de un tubo especialmente diseñado, ya que el paciente puede negarse a comer o encontrarse en una condición de desnutrición grave.

El tratamiento para la anorexia debe centrarse en varios factores. El peso del paciente debe ser devuelto a un nivel saludable. También debe aprender que la nutrición es un factor fundamental. Los pacientes a menudo reciben planes de alimentos y objetivos nutricionales para trabajar.

A medida que avanza el tratamiento para restablecer hábitos alimenticios saludables y una nutrición adecuada, los pacientes pueden beneficiarse de las sesiones de terapia, incluida la terapia familiar para adultos jóvenes y adolescentes. La terapia continua es particularmente importante, porque la curación de la anorexia es extremadamente estresante y los pacientes necesitan mucho apoyo.

El tratamiento se lleva a cabo por un equipo con distintos especialistas que generalmente lidera un psiquiatra o psiquiatra infantil. Se debe hacer:

  1. Un plan de recuperación del peso y reeducación dietética y nutricional.
  2. Un seguimiento muy cercano para que la recuperación del peso sea gradual, con controles frecuentes.
  3. Un estudio y tratamiento de los problemas en la dieta que afecten al paciente, así como de los factores que influyen en los vómitos (ansiedad por el colegio, problemas con los padres o amigos).
  4. Un tratamiento psiquiátrico donde se combina psicoeducación, psicoterapia individual, psicoterapia de grupo y terapia de familia. 
  5. Tratamiento farmacológico con antidepresivos y otros psicofármacos que mejoran los síntomas de ansiedad, tristeza e impulsividad subyacentes a las conductas de vómitos y tratan otros problemas asociados a la anorexia.

El tratamiento a llevar a cabo debe ser acorde a la situación clínica de la paciente, coordinando siempre la intervención de los distintos especialistas implicados en el tratamiento.

Prevención de la anorexia nerviosa

No hay nada que garantice la prevención de la anorexia nerviosa. Los médicos de cabecera (pediatras, médicos familiares e internistas) están en una buena posición para identificar indicadores tempranos de anorexia y evitar que se presente la enfermedad en estado avanzado. Por ejemplo, en las consultas médicas de rutina, pueden hacer preguntas acerca de los hábitos alimentarios y el grado de satisfacción con el aspecto.

Si notas que un familiar o amigo tiene baja autoestima, hace una dieta demasiado estricta y está insatisfecho con su aspecto, considera la posibilidad de hablar con él o ella acerca de estos problemas. Si bien puede que no seas capaz de evitar que manifiesten un trastorno de la alimentación, puedes hablarles sobre conductas más saludables u opciones de tratamiento.